Mostrando entradas con la etiqueta Yolanda Diaz de Tuesta. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Yolanda Diaz de Tuesta. Mostrar todas las entradas

martes, 27 de diciembre de 2016

Yolanda Diaz de Tuesta - El mal causado

Tras lo ocurrido diez años antes, un hecho terrible que la impulsó a abandonar su hogar, Natalia regresa a Bilbao. Hija de Salvador Chueca, un detective privado que considera que su mundo no es apropiado para una mujer, decide trabajar con el hombre que en el pasado le causó tanto daño, pero del que sigue enamorada, a pesar de todo.
Javier Balboa, hijo de la amante de Salvador, jamás le ha perdonado que no se casase con su madre. En su momento, siendo un muchacho lleno de dolor y furia, intentó vengarse de él a través de su hija Natalia, pero fue un mal que se volvió en su contra, pues llevaba consigo su propia penitencia. Desde entonces, nunca ha podido olvidarla y sabe que será poco probable que ella le perdone.
Sin embargo, cuando a través de un entretejido de casos Natalia y Javier se ven abocados a convivir juntos durante muchas horas, ambos intentarán avanzar en su relación, limpiar de antiguos odios su existencia y construir un futuro para los dos.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Yolanda Diaz de Tuesta - Trazos secretos

Él, busca venganza. Ella, una salida, un escape, a la terrible situación en la que se encuentra..  Richard Arlington, tras la muerte de su hermano mayor, tiene que abandonar sus labores en el Servicio Secreto inglés al tener que asumir repentinamente el título de Duque. No echaba de menos aquella vida y no deseaba volver a ella, pero, cuando su hermano pequeño es asesinado mientras investigaba si un pintor  Richard Arlington y Ana Cruz-Ortega se conocen en Madrid, en una fiesta que termina de forma trágica, con nefastas consecuencias para su futuro. Vuelven a verse años después, y sus destinos parecen condenados a chocar.  español, Eugenio Cruz-Ortega, era “la Sombra”, uno de los espías más activos y sanguinarios de los últimos tiempos, retoma su actividad y con ella su relación con la hija del pintor, Ana Cruz-Ortega, a la que conoció en Madrid, varios años antes, y a la que nunca ha olvidado…