Mostrando entradas con la etiqueta Sienna Anderson. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sienna Anderson. Mostrar todas las entradas

sábado, 28 de febrero de 2015

Sienna Anderson – Escondido en tu mirada

Erin Campbell vive recluida en una pequeña casa en las afueras de Lexington, Virginia. Su vida como psicóloga forense del FBI quedó atrás, luego de que, cuatro años antes, decidiera abandonar su profesión tras una traumática experiencia. Cuando Jon Kellerman, su antiguo jefe y amigo, llega hasta su puerta, Erin puede adivinar qué viene a proponerle. Y la respuesta es no. No va a volver al FBI. De todos modos, el caso para el que le piden que colabore despierta su atención. La policía local de Wichita se enfrenta a un posible asesino en serie que mata a sus víctimas de manera salvaje. Conmovida, decide intervenir. Llama a Jon y se suma al equipo que viajará a investigar los crímenes. Cuando la ve, el comisario Tyler Evans descubre que, detrás de los ojos de la agente especial Campbell, se oculta un tumultuoso pasado. Confía en ella, pero, a su vez, decide investigarla. Erin también deposita su confianza en Tyler Evans y la atracción mutua crece. Todas las sospechas del caso recaen a primera vista en el hermano del comisario. Sin embargo, Erin desconfía de las apariencias y buscará desentrañar la telaraña que sigilosamente ha tejido el asesino en torno a ellos. Aunque eso implique el desafío más grande que haya tenido en su vida: enfrentarse a sus propios fantasmas. Después de Nomeolvides (2008), Sienna Anderson nos trae una novela minuciosamente construida, que combina el thriller psicológico, una trama perfecta y una prosa ágil que atrapa al lector.

miércoles, 27 de junio de 2012

Sienna Anderson - No me olvides

Un secuestro sucede con la velocidad de un rayo. Sin saber cómo, todo acontece: el lugar desconocido, la voz inhóspita que habla, un olor penetrante y extraño.

Isabella Carmichael es encontrada inconsciente cerca del lago Big Bear, en California, y no recuerda cómo ha llegado hasta allí. Le informan que ha sido víctima de un rapto, pero ella no puede acordarse. Cuatro años más tarde, sin embargo, es su captor el que no está dispuesto a olvidar.

Ha asesinado a dos mujeres, cuando a Isabella la contactan con los detalles del caso. Las fotos que le muestran son un espejo macabro: las víctimas se le parecen, llevan la misma ropa que ella el día de su secuestro, el mismo peinado. El criminal las tatúa con un nudo celta, al igual que la tatuó a ella. Esparce pétalos de nomeolvides en la escena del crimen.

El asesino quiere hablarle, quiere obligarla a recordar. La acosa, la rodea, la persigue a través de sus víctimas. Cuando, en la radio que Isabella escucha siempre, alguien le dedica una canción que dice: "Te enviaré nomeolvides para ayudarte a recordar", sabe que el cerco de su pasado se ha cerrado sobre ella