Mostrando entradas con la etiqueta Sheila O'flanagan. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sheila O'flanagan. Mostrar todas las entradas

miércoles, 25 de febrero de 2015

Sheila O'Flanagan – Sola

¿Qué haces cuando de repente te encuentras sin pareja? ¿Te entran arrebatos suicidas? ¿Te vuelves loca por el sexo? ¿O simplemente te hundes en la autocompasión? Alix Callaghan tiene ganas de hacer las tres cosas cuando el que ha sido su novio desde hace tres años insiste en sentar cabeza, pero sin ella, pues resulta que no la cree capaz de ser una buena madre. A pesar de que la maternidad es lo último que se le pasa por la cabeza, perder a Paul le duele más de lo que Alix admitirá nunca, y menos a sí misma. Ahora, cuando todos los hombres de la oficina aprovechan el mal trago por el que está pasando Alix para robarle el puesto y se enfrenta al traumático descubrimiento de su primera cana, Alix comienza a preguntarse si volver a estar sola es realmente tan bueno como dicen.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Sheila O'flanagan - De Nuevo Sin Pareja




Alix es una mujer con una carrera brillante, una ganadora que controla su vida y sabe lo que quiere. Sabe por ejemplo que no quiere tener un bebé. De hecho, la idea de la maternidad ni se le cruza por la cabeza y pensar en un parto le produce escalofríos.
Sin embargo, todo su mundo y su autosuficiencia se derrumban de pronto cuando su pareja decide dejarla. Hundida, presionada por sus compañeros de oficina que aprovechan su momento de debilidad para robarle el puesto, Alix empieza a preguntarse si volver a estar sola es realmente tan bueno como dicen...

jueves, 17 de enero de 2013

Sheila O'flanagan - Como Lo Reconocere

Claire se enamoro de Bill Hudson cuando sólo tenía cinco años. Primero fueron amigos, luego amantes, más tarde marido y mujer, y por último padres. Una historia de amor perfecta que terminó de manera inesperada con la muerte de Bill.
Tres años después, la vida de Claire gira en torno a Georgia, su hija adolescente. Ésta necesita que alguien la oriente con los chicos, pero Claire no puede ayudarla, pues jamás experimentó el mal trago de una ruptura ni tuvo que padecer largas esperas junto al teléfono. Así que, por primera vez en su vida, decide que ha de ponerse al día en cuestión de hombres.
El pequeño y seguro mundo en el que Claire se había refugiado está a punto de cambiar, y en ese nuevo entorno es donde podrá recuperar la ilusión perdida tras la muerte de su marido.