Mostrando entradas con la etiqueta Sharon Kay Penman. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sharon Kay Penman. Mostrar todas las entradas

viernes, 22 de julio de 2016

Sharon Kay Penman - Trilogia La Guerra de las dos Rosas 0,1,2,3

00
 Inglaterra, segunda mitad del siglo XV. Transcurren tiempos interesantes: el país está dividido, sumido en un caos de intrigas y alianzas cambiantes. Dos bandos irreconciliables, los York y los Lancaster, libran una lucha a muerte por el trono. Los reyes autoproclamados se multiplican; hombres y mujeres ambiciosos pujan por la corona. Pero en este juego de poder no hay lugar para los perdedores: una derrota en el campo de batalla puede significar una muerte brutal y la destrucción de toda una familia.
Ricardo, el hijo más joven del poderoso duque de York, ha nacido en medio de la cruenta lucha por la corona inglesa que la historia conocerá como la Guerra de las Dos Rosas. Eclipsado desde pequeño por su carismático hermano Eduardo, se ha esforzado toda su vida en ser un aliado fiel y un buen soldado para su causa, lo que no es una tarea fácil en el clima de traición y desconfianza imperante; y mantener la lealtad a toda costa puede requerir el mayor de los sacrificios.
Sharon Kay Penman redime al manipulador Ricardo III popularizado por Shakespeare y reivindica a un fascinante y trágico héroe demonizado por sus sucesores. Nunca antes la historia de Inglaterra había cobrado vida como bajo la pluma de esta autora: con una maestría indudable, Penman se adentra en el laberíntico escenario de un mundo recién salido de la Edad Media, aunando una increíble fiabilidad histórica y una narración fascinante. El sol en esplendor es sin duda el libro definitivo sobre la Guerra de las Dos Rosas.

01 VOZ JORGE
En el primer volumen se narra el final de la guerra entre las Dos Rosas, los Lancaster y los York. Concretamente comienza con el reinado del débil Enrique VI, que se ve eclipsado poco a poco por una figura poderosamente emergente, Ricardo duque de York, lord protector del reino. Ante el ascendiente del duque y la decadencia del rey es la reina francesa Margarita de Anjou quien liderará una coalición de nobles afines a la causa Lancaster para minar el poder de los de York, quienes ya comenzaban a presentar una serie de avales que les acreditaba como auténticos portadores de la corona, con derechos anteriores al del rey actual.

En estos bélicos sucesos se ven inmersos los hijos del duque de York, cuyos hermanos mayores son enviados con su padre a luchar mientras los pequeños se ponían a salvo con su madre. Tras interminables conflictos narrados con gran maestría por la autora, Enrique VI sería traicionado por parte de sus seguidores y el ejército pondría como rey al hijo del fallecido y traicionado duque de York, Eduardo IV. Margarita buscaría apoyo en Escocia, Francia y otras potencias afines con el fin de ascender al trono a su hijo, supuestamente fruto de su matrimonio con el rey Enrique, quien estaba prisionero en la Torre de Londres, pero que la sombra de la sospecha lo hacía hijo de algún otro favorito dada la inestabilidad mental del rey.

Eduardo y el duque de Warwick, el Hacerreyes (como cierto personaje de Juego de Tronos), habrían de enfrentarse a Margarita y a Jasper Tudor, el otro aspirante al trono con ciertas trazas de posibilidades y con audacia y suerte lograron imponerse poco a poco hasta consolidar el reino por completo bajo control del nuevo rey. Mientras tanto sus hermanos tendrían que sufrir los avatares propios de la época e irían creciendo y aprendiendo cosas que preferirían en algunos casos no haber conocido.

02
 La segunda parte de la historia, llamada El Señor del Norte, habla sobre la campaña de Eduardo en Francia, su mandato y su decadencia. Ya disponiendo de la corona, nombra a sus hermanos con vida, duque de Clarence (Jorge) y duque de Gloucester (Ricardo). Será en este último, dada su futura importancia, en el que se centre la historia principalmente y Ricardo tendrá que lidiar entre la lealtad a su hermano y los hechos de éste tales como su boda secreta con la manipuladora Isabel Woodville que intentará separar a los dos hermanos y forzar esa relación tan especial entre ellos mantenida desde la infancia, así como la traición de sus parientes y aliados el duque de Warwick y su hermano. Tal vez la única alegría del joven Ricardo, que ya comienza a sentir sobre sus hombros la carga incipiente de poder que el rey está poniendo sobre sus hombros, es la consecución de la boda que deseaba desde su infancia con su prima Ana, hija de Warwick,.  La historia en este libro termina con la muerte del rey Eduardo y todos los interrogantes que este hecho plantea.


03
 El tercer libro, Por la Gracia de Dios, narra el reinado de Ricardo III, a quien la autora desmitifica como la figura terrible que aparece en algunas crónicas de la época y en la obra de Shakespeare. Nombrado lord protector del reino por su agonizante hermano y tutor de su hijo Eduardo, todavía menor de edad, Ricardo debe lidiar con Isabel Woodville y su familia que ocupan los principales puestos de poder. La cosa se complica tras el descubrimiento de que los hijos de Isabel y su matrimonio son supuestamente ilegales, pues el rey había contraído nupcias secretas previamente con otra hija de familia noble, un secreto que Isabel conocía y no deseaba que saliera a la luz pues daba al traste con sus ambiciones y sus hijos perdían cualquier privilegio al que pudieran aspirar. Será a la luz de estos hechos y para evitar mayores conflictos que Ricardo decida convertirse en rey, asesorado principalmente por el duque de Buckingham y otros nobles que le prestan su apoyo. La corona solo es el comienzo de los males de Ricardo, quien pese a esforzarse por ser un buen rey no consigue sino perder lo poco que le quedaba en el proceso de mantener y consolidar el reino. A la muerte de sus sobrinos sigue la de su propio hijo. Su mujer, Ana, no le sobrevivirá mucho más dejándole en la más completa soledad que tiene un final épico durante la batalla que le enfrentará al único opositor a su reinado, Enrique Tudor, en Bosworth. Era agosto de 1485 y la última llama de los York se apagaba dando paso a una nueva estirpe que terminaría con la guerra al unir ambas casas por matrimonio cuando Enrique Tudor desposara a Isabel de York, hija del difunto rey Eduardo.

Narrado todo con asombrosa calidad, notándose el esfuerzo documental y tratando a los personajes con gran equidad, Sharon demuestra un gran conocimiento y afecto por todo lo relacionado con la Edad Media inglesa. Especialmente recomendado a cualquier seguidor de la novela histórica, pasa por ser un indispensable para aquellos interesados en ese periodo histórico. Es sorprendente y agradable ver cómo cada uno de los personajes principales refleja sus miedos, deseos, esperanzas y todo tipo de emociones propias del ser humano, construyendo un mosaico de hechos y personajes que llena de vida uno de los momentos más importantes de la Edad Media inglesa.