Mostrando entradas con la etiqueta Rex Warner. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rex Warner. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de abril de 2015

Rex Warner - Saga César 01,02


01 - El joven César




Para los romanos de su tiempo, pocos hombres parecían menos destinados a gobernar los asuntos de Roma que el joven Julio César. Barajando historia, memorias, biografía y novela, Rex Warner nos ofrece la más brillante reconstrucción del período menos conocido de la biografía de Julio César, el de su formación. En un extenso monólogo, el propio César expone sus primeros pasos en el turbulento mundo de la política romana. Mientras otros ciudadanos luchaban entre sí por el dominio de Roma, este joven y ambicioso sobrino del dictador Mario, se preparaba para gobernar el mundo.

El joven César es una novela biográfica que cautivará al lector del mismo modo que su protagonista cautivó sus contemporáneos. Ambientada en los últimos días de la República romana esta extraordinaria obra muestra a un joven Julio César ya consciente de la gran labor que el destino le depara dominar el mundo.
De vida desordenada y costumbres licenciosas, arruinado y endeudado hasta la última moneda y enfrentado a muerte con los enemigos de su familia, César dejó boquiabiertos y amedrentados a cónsules y senadores al tomar las riendas de Roma, cuando nadie podía ni quería esperar nada de él.
Traductor de griego antiguo (ha vertido al inglés a Eurípides y a Esquilo), Rex Warner ha cultivado la novela y la poesía con igual éxito. Nacido en 1905 en Inglaterra y educado en Wadham, Oxford, formó círculo literario con los poetas W.H. Auden y C. Day-Lewis. La obra El joven César le sitúa como un profundo conocedor de la antigua Roma, de las leyes y costumbres que allí se gestaron, y que han llegado hasta nuestros días.



 02 - César Imperial

Durante la noche de insomnio que precede a su asesinato, Julio César recapitula para sí mismo su experiencia como guerrero, legislador, gobernante y explorador de una profundidad del alma humana a la que han llegado muy pocos hombres.
«Aún sopla el viento; faltan todavía algunas horas para el amanecer. Estamos en los idus de marzo. No hace mucho un adivino me dijo que me cuidara de este día»: reflexiona Julio César la noche antes de su muerte. Tiene insomnio y rememora su vida ante la imposibilidad de conciliar el sueño; ya no es el joven César, es un hombre maduro, legislador, gobernante, escritor, más que un poderoso general, es imperator de Roma. Luego el viento se calma en aquel primer día de primavera y, aunque no es momento de pensar en la muerte, ésta le sorprenderá a traición a las puertas del Senado. Pero, no es propio del César «demostrar ningún temor».