Mostrando entradas con la etiqueta Renato Strozzi. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Renato Strozzi. Mostrar todas las entradas

lunes, 26 de diciembre de 2016

Renato Strozzi - Lucrecia Borgia

Roma, la Eterna, estaba de fiesta. Se había engalanado, pintado y acicalado como una de esas viejas matronas que no obstante el largo trajín de los años y lo que va en ellos, se cree todavía en edad de merecer. La ocasión, por cierto, era bien propicia. En los tiempos que corrían, de constantes cambios y de permanente zozobra, pocas oportunidades se presentaban como ésta para que la ciudad junto al Tíber se mostrase ante los extranjeros con sus mejores galas, en su mayor esplendor. Las calles de Roma hervían hoy de animación y bullicio. Tanto los palacios como las casas señoriales o las moradas más modestas y aún las pobres, participaban de aquel jubileo de colores, alegrando sus hoscas fachadas ennegrecidas por el tiempo con banderas, pabellones, estandartes y gallardetes, algunos con dibujos caprichosos, los más luciendo como blasones las figuras de animales, leones, osos, ciervos, gallos. Rebrillaban al sol de la tarde, en aquella calurosa jornada de junio, los ribetes de oro y plata, los bordados con piedras preciosas, predominando el río de los rubíes y el verde de las esmeraldas.