Mostrando entradas con la etiqueta Raquel Arias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Raquel Arias. Mostrar todas las entradas

sábado, 3 de septiembre de 2016

Raquel Arias - Mientras me recuerdes

Tras la muerte de su abuela Cora, Madison descubre unas cartas que aquella nunca envió al gran amor de su vida en Irlanda, de modo que decide pasar las vacaciones de verano allí para intentar encontrar al hombre con el que Cora nunca pudo ser feliz. El viaje da sus frutos y Madison consigue su cometido, aunque ya sea inútil para su abuela.
Pero no será tarde para ella misma, que se verá envuelta en una historia de amor más fascinante que las clases de Historia que imparte en la universidad, pues en Irlanda conoce a un atractivo médico. Su romance pasará por una red de malentendidos y engaños, al igual que les sucedió a Cora y a su amado en el pasado. Y, como ellos, Madison encontrará un amor inolvidable.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Raquel Arias - Tres deseos para Isolda

¿Será verdad que hay más espacio en un corazón roto? Isolda no lo tiene tan claro. Han pasado ya tres años desde la horrible ruptura con Gabriel, y las pesadillas no dejan de acecharla. De nada ha servido poner kilómetros de por medio: Isolda ha cruzado el océano para comenzar de nuevo en Manhattan, pero el fantasma de la traición mantiene abierta la antigua herida. Afortunadamente, en compañía de su fantástica socia, Jessica, la emprendedora Isolda ha logrado triunfar con su empresa de publicidad. Pero refugiarse en el trabajo no es suficiente para la bella y brillante joven. El otoño en Nueva York está siendo demasiado crudo y no hay suficientes capuchinos en este mundo para paliar tanto frío interior. Hasta que, de pronto, en una esquina cualquiera, la melodía que interpreta un músico callejero logra permear la dura piel de Isolda. Hace muchísimo tiempo que algo no la conmueve de esa manera. ¿Cómo puede ese hombre, vestido como un vagabundo, arrancar semejantes sonidos de su violín? ¿Qué ha tenido que vivir para tener tanta sensibilidad? Paralizada en la acera, raptada por la música, Isolda logra ver a través de las ropas raídas y el pelo revuelto, hasta encontrar unos ojos azules que parecen llegarle al alma…