Mostrando entradas con la etiqueta Paula Perella Saez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Paula Perella Saez. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de mayo de 2016

Paula Perella Saez - Lunar de media luna

Historia de una muchacha escandinava que no está conforme con su vida; no comprende por qué su padre es así con ella, no comprende por qué su hermano siempre sale favorecido, no comprende la temprana muerte de su madre y de su hermanito pequeño. Además, la única que parece quererle de verdad es su hermana mayor. La protagonista descubre por qué su padre la trata así, descubre el secreto que había callado siempre, descubre que pertenece a un antiguo Clan y que las personas descendientes de este se diferencian, desde el momento del nacimiento, por ser portadores de un curioso lunar, uno en forma de media luna. Decide emprender un largo viaje con un anciano druida (para muchos en la aldea sólo un loco) quien le enseñará los cánticos, las plantas medicinales, a viajar de forma segura entre las guerras de Europa, a no ser vista… a sobrevivir sola en mitad de la nada o en mitad de todos. Por supuesto, ella no se va sin más; echará de menos a su cariñosa hermana, a su odioso padre, a su enervante hermano y a Arn, el muchacho con el que compartía juegos durante los veranos. "La escritora, sin duda, ha sabido manejar los temas a un punto que te hace querer seguir leyendo otro capítulo a pesar de que en el reloj marque la madrugada."

jueves, 12 de marzo de 2015

Paula Perella Saez - El nombre de la piragua


Pelayo y Etna no están en su mejor momento, aunque quizás sea que su momento ya pasó. Pelayo se
resiste a pensarlo así y Etna… Etna solo quiere olvidarlo. En estos momentos se halla un poco perdida y no sabe qué hacer; volver a casa o continuar con su trabajo soñado. Gracias a su mejor amiga, Etna conoce a alguien que le enseñará que a veces, los sueños que cumplimos, son muy esclavos y no nos dejan disfrutar del resto de las cosas, que la belleza y la felicidad no es lo que hemos imaginado, sino el ahora, el presente… y para eso hay que tomarse la vida de otra forma.