Mostrando entradas con la etiqueta Patricia Wynn. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Patricia Wynn. Mostrar todas las entradas

miércoles, 27 de febrero de 2013

Patricia Wynn - Una muchacha impulsiva


Lord Harleston tenía mucho afecto a su antiguo
capitán, por eso aceptó ayudarlo cuando le pidió que, a
su muerte, condujera a su hija de vuelta a Inglaterra.
Susan era una fugitiva de la justicia y podía acabar en
prisión o incluso en la horca. Pero esto no desanimó a
ninguno de los jóvenes, que se lanzaron valientemente a
la aventura,
Pronto, lord Harleston descubrió que Susan tenía un
corazón de oro y que sus faltas no eran tales, sino sólo el
producto de su impulsividad y de las ansias que había
tenido de ayudar a su padre enfermo y moribundo.
Estaba seguro de lograr su indulto, pero antes tenían
que llegar sanos y salvos a inglaterra y para eso debían
pasar desapercibidos. ¿Y qué podía parecer más
inofensivo que una viuda viajando con su criado?

martes, 26 de febrero de 2013

Patricia Wynn - Todo Un Hombre


Claire Oliver, demasiado audaz e independiente para someterse a las convencionalismos de su época, se había resignado a vivir rodeada por el cariño de sus padres y entregada a sus aficiones intelectuales. Así creía se feliz; hasta que llegó al pueblo el nuevo párroco, Christopher Bennett, un hombre tan atrayente como idealista. La joven no solo encontraba estimulante su compañía en el aspecto intelectual, si no también en otros con lo que hasta entonces no había contado. Para Claire no constituía problema casarse con un clérigo sin dinero; pero Christopher, que también la amaba desesperadamente, se había propuesto renunciar a ella. ¿Por qué?

martes, 17 de julio de 2012

Patricia Wynn - La Dama Misteriosa



Huyendo de un visitante no deseado, Cecily Wolverton se vio obligada a viajar en el coche del Correo Real para llegar a la mansión de su abuelo. Pero habría podido jurar que el cochero se comportaba con los modales de un auténtico caballero.
Para su sorpresa, un mes más tarde, el "cochero" fue llevado a la mansión con una pierna rota. Aunque intentó seguir representando su papel, Cecily tenía muchas razones para sospechar que no era lo que aparentaba. Con todo, Cecily se alegraba de su compañía, especialmente cuando su vil primo llegó a la mansión con una engañosa declaración de amor. Había llegado a depender de su misterioso invitado, aunque no se atrevía a analizar el porqué.