Mostrando entradas con la etiqueta P.G. Wodehouse. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta P.G. Wodehouse. Mostrar todas las entradas

martes, 10 de junio de 2014

P.G. Wodehouse - De acuerdo, Jeeves

Gussie Fink Nottle se siente mucho más cómodo con las salamandras que con los hombres. El tímido joven las colecciona, se deleita contemplándolas, las estudia y hasta elabora complejas teorías sobre ellas. Se podría decir que sus conocimientos sobre los animalitos son tan vastos como su ignorancia sobre las mujeres. Y precisamente las mujeres o mejor dicho una, Madeline Basset son el origen de todos los problemas de Gussie. El joven se enamora de ella y, claro está, intenta decírselo, pero de sus labios sólo sale una complicada disertación sobre las salamandras. Que, como es de esperar, no interesan en absoluto a Madeline. Gussie es amigo de Bertie Wooster, y a él acude en busca de consejo. Afortunadamente para el lector, los consejos de Bertie siempre acaban complicándolo todo hasta el infinito. Y es entonces cuando el incomparable Jeeves debe acudir a desentrañar y solventar el lío en que se meten Gussie y Bertie. Solventarlo a la manera de Jeeves, claro está.

sábado, 13 de abril de 2013

P. G. Wodehouse - Mal tiempo


Una vez más , en el castillo de Blandings se ha reunido la flor y nata de los petimetres. Los que son y los que lo fueron. Monty Bodkin y Ronnie Fish constituyen una dignísima representación de la nueva generación, y Sir Galahad Threepwood, cariñosamente llamado Gally, llevó muy alto el pabellón de la frivolidad en su época.

P. G. Wodehouse - Dieciocho agujeros

Sinopsis:
Ferdinand Dibble hubiese podido ser un golfista competente, pero es un fracaso. De que está enamorado de Barbara Medway no le cabe la menor duda. Pero cada vez que se dispone a pedirla en matrimonio, siente que el valor le abandona. Algo parecido le ocurre con el golf. cada vez que está seguro de poder hacer un buen papel en el campo, sus golpes salen anémicos, con lo cual la confianza en sí mismo experimenta una aguda crisis. El libro es una colección de relatos, con el golf como eje central, que van desde las desventuras de un tímido enamorado incapaz de declararse por culpa de su mal juego, hasta las dificultades matrimoniales de una pareja muy bien avenida, dentro y fuera del campo, por culpa de un petrimetre intelectual pero inútil para el golf.

P. G. Wodehouse - El hombre con dos pies izquierdos


Colección de 12 cuentos, publicados en diarios y revistas y reunidos como libro en 1917:

Bill, el sabueso
Sacando del enredo al inexperto Gussie
En la sala de baile
El auge de Mac
Una pincelada de naturalidad...
Negro que trae suerte
El noviazgo de un policía feo
Un piélago de tormentos
Tratamiento de la distracción
Reanimando al amigo George
El favorcillo a Clarence
El hombre con dos pies izquierdos

Muy variados, siempre con un humor muy ingenuo. Protagonistas como el esbozo de Bertie Wooster (con un Jeeves sin definir); Miss Roxborough salvando el matrimonio de Mary; Henry interviniendo en la vida de Andy y Katie; Joseph en bienhechor gato negro; Bobby Cardew y su patológica distracción; y, por supuesto, Mills el de los dos pies izquierdos.
Al presentarnos a Henry Wallace Mills, Wodehouse nos pone en contacto con uno de sus más singulares personajes. Un muchacho tímido, modesto, que cultiva la lectura de la Enciclopedia Británica para aumentar su cultura, que trabaja como empleado en un Banco... Henry no sabe bailar, y éste es el único nubarrón que empaña su vida de casado: vive apenado con la idea de que su dulce media naranja se vea privada de su diversión favorita. Tomando una decisión heroica, Henry acude en secreto a una academia de danzas modernas. Y aquí es cuando la cosa empieza a complicarse.