Mostrando entradas con la etiqueta Marceliano Galiano. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Marceliano Galiano. Mostrar todas las entradas

sábado, 27 de diciembre de 2014

Marceliano Galiano - El aroma del arrayán

“Hace unos años, al realizar las obras de reconstrucción de una casa en el barrio granadino del Albaycín, se encontraron emparedados en un muro 54 códices en lengua árabe y un manuscrito de papel grueso en cursiva arábigo-andalusí. Algunos fragmentos del manuscrito estaban seriamente dañados por la humedad y los insectos. Sometidos a un largo proceso de restauración, y una vez ordenados y catalogados, se pudo hacer la traducción del texto y la transcripción en este libro.”

Con estas líneas comienza esta historia donde Said, un morisco granadino, narra en primera persona los acontecimientos de aquellos turbulentos años, a mitad del siglo XV, cuando el emirato hispano-árabe de al-Andalus se desliza inexorable hacia su final y en el trono del deslumbrante palacio de la Alhambra los sultanes se suceden víctimas de conjuras, traiciones y golpes de estado. A través de sus ojos, conoceremos cómo transcurría la vida cotidiana de los granadinos en los convulsos tiempos de la conquista por los Reyes Católicos. Hijo de un cristiano renegado y una musulmana, describe el lugar en el creció, las costumbres familiares, el modo de vida árabe, su iniciación con las mujeres, su relación con el poderoso y culto abuelo que le inculca el amor a los libros, por los que pondrá en peligro su vida para salvarlos de la hoguera. Ya convertido en caballero de la Corte, toma parte en la defensa de las ciudades asediadas por los cristianos y tras perder la guerra sufre la ignominia del yugo opresor de los vencedores

sábado, 7 de septiembre de 2013

Marceliano Galiano - El Cautivo de Granada

En 1374, en Fez, capital del sultanato meriní, un hombre de aspecto noble y distinguido es detenido a las puertas de la
mezquita al-Qarawiyyin por orden del sultán y encarcelado en una mazmorra. Durante su cautiverio, el preso narrará su historia al carcelero, Jalid, e irá desgranando los recuerdos de su intensa y controvertida vida como visir del sultán de Granada.// A mediados del siglo XIV, el Reino nazarí gozaba de su máximo esplendor. Los sultanes levantaban en la Alhambra palacios de ensueño. Columnas de mármol adornaban sus patios y las paredes estaban revestidas de panes de oro y lapislázuli. El hombre fuerte en aquella Corte esplendorosa era el visir Ibn al-Jatib; primer ministro, consejero, historiador, poeta y médico. Para sus detractores, un hombre de ambición desmedida, ávido de riquezas, que se disfrazó de místico y traicionó a su rey. Para sus adeptos, un hombre apasionado por la literatura, de desbordante actividad política, sagaz, erudito y dotado de una elocuencia asombrosa. Personaje clave, testigo y protagonista de la época, de su mano conoceremos en esta novela histórica los entresijos de una Corte sembrada de rencores y ambición, donde morir en la cama era un privilegio que pocos alcanzaban.// En la turbulenta política granadina, la violencia y el crimen dominaban la vida cotidiana. Sultanes y visires se sucedían en el cargo, víctimas de conjuras, asesinatos y golpes de estado. Un período en el que se fraguaron grandes cambios políticos y militares: Castilla se desangraba en una guerra fratricida entre Pedro el Cruel y su hermano bastardo; Francia e Inglaterra batallaban en la interminable Guerra de los Cien Años; la Iglesia Católica estaba sumida en el Cisma de Occidente. Un tiempo que conoció el horror de la Peste Negra. Un siglo que constituye una de las épocas de hierro de la historia de la humanidad, y que revivimos con insólita veracidad en esta apasionante obra.