Mostrando entradas con la etiqueta Manuel Rivas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Manuel Rivas. Mostrar todas las entradas

lunes, 4 de mayo de 2015

Manuel Rivas - Todo Es Silencio


Disfruta del booktrailer de la novela  Narcotráfico y mafia. Vuelve el mejor Rivas con una novela negra. Brétema, costa atlántica de Galicia. Quince años después de haber abandonado el pueblo, Fiz, actual inspector de policía, descubre la corrupción interna de las fuerzas policiales. Las redes contrabandistas se han reconvertido al narcotráfico. Vítor y Leda, sus amigos de la adolescencia tienen un hijo y trabajan al servicio de Mariscal, dueño de casi todo en Brétema. Todo es silencio nos acerca a la historia del narcotráfico en Galicia entre las décadas de los 60 y 80. Una novela sobre los sueños, sobre cómo el dinero transforma a las personas

lunes, 2 de junio de 2014

Manuel Rivas - Las voces bajas

Las voces bajas es la novela de la vida. Son las voces de los niños, las mujeres que hablan solas, los emigrantes, los muertos, los animales... Las voces de los que no quieren dominar y se alimentan de palabras y cuentos.

Desde la primera página, late algo singular en Las voces bajas. Escrita al modo de una autobiografía, todo parece verdad y todo, imaginación. Es el efecto de una novela de la memoria encendida. El libro arranca en una geografía real donde la mirada de la infancia va descubriendo, con una mezcla de miedo, estupor y maravilla, lo que de extraordinario hay en la existencia de la gente corriente.

Con el hilo conductor de María, la hermana mayor, magnética, la muchacha anarquista que siempre abría camino, esta novela es una construcción de humor y dolor, donde las palabras pelean y se abrazan con la vida. Al leer esta obra, un ojo llora y otro ríe.

No sabemos bien lo que la literatura es, pero sí que detectamos la boca de la literatura. Tiene la forma de un rumor. De un murmullo. Puede ser escandalosa, incontinente, enigmática, malhablada, balbuciente. Yo conocí muy pronto esa boca. En aquel momento era, ni más ni menos, la boca de mi madre hablando sola.