Mostrando entradas con la etiqueta M.C. Sark. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta M.C. Sark. Mostrar todas las entradas

martes, 11 de abril de 2017

M.C. Sark - El viento me conto un secreto

Una ligera brisa puede empujarte muy lejos.
Un divorcio y todo lo que trae consigo puede saturarte hasta el punto de sentir la necesidad de escapar e irte lejos, muy lejos. Pero no siempre es necesario hacer las maletas y trasladarte a la otra punta del país. A veces, con fijar tu residencia en una urbanización apartada en la que no parece pasar nada interesante, centrarte en tu trabajo y seguir con tu vida, es suficiente.
Sandra cree que en su nueva casa lo tiene todo bajo control. Allí, lejos de su ex, de su familia política y de los que creía que eran sus amigos, espera comenzar de nuevo. Y, en realidad, parece tenerlo todo muy bien planificado. Su hija ya ha comenzado la universidad y ella tiene todo el tiempo del mundo para escribir… Hasta que un buen día alguien ocupa la casa de al lado y el castillo de naipes en el que vive se desmorona.
David, atractivo y encantador, consigue que Sandra vuelva a darse cuenta de que en el mundo hay algo más que personajes de libros.

lunes, 10 de abril de 2017

M.C. Sark - ¿Aun quieres saber que me hace reir

¿Alguna vez algo que ocurrió en el pasado vuelve una y otra vez a tu presente? Seguro que sí. Los recuerdos tienen un poder subyacente y son capaces de endulzar o amargarte la vida.
A Lucía le persigue un entrañable recuerdo de juventud. Una imagen que quedó en el pasado, pero que le hace fantasear con un bonito futuro.
Con esperanza e ilusión acepta su primer empleo, y para ello ha de desplazarse a Milán donde vivirá los próximos meses. Aunque a su llegada a la capital lombarda nada sale como esperaba: un desconocido ha ordenado su secuestro. A partir de ese momento Lucía es víctima de la incertidumbre, la angustia, el terror y la impotencia de sentir que otros decidan sobre su vida.
Sin embargo, en su cautiverio encontrará a Sergey. Un frío y profesional mercenario en el que Lucía encontrará un apoyo que no esperaba. Pero... ¿Qué hay debajo de la armadura glacial de ese misterioso hombre que la protege? Y, sobre todo... ¿Por qué es capaz de derretir el hielo solo con un amago de sonrisa?

viernes, 31 de marzo de 2017

M.C. Sark - Serie Amor y sangre 1,2,3,4,5

01 - El suave secreto de tu piel
Mi nombre es Markus Levrand.
Y mi vida ha sido un continuo dar tumbos de ciudad en ciudad.
Si me trasladé a Santiago, donde por fin me he establecido, fue porque adoro pasear por sus empedradas calles, entre viejas fachadas de granito gris, y por supuesto, porque necesito de su llovizna continua, y de sus días del color del plomo.

Aunque los motivos que me trajeron a esta bendita ciudad no son importantes. Lo transcendental es que aquí he conocido a Sara, y eso ha llenado de luz todos estos días grises. Junto a ella, después de mucho tiempo, he vuelto a sentirme vivo.

¿Podrá corresponderme cuando conozca mis secretos?



02 - Mil mariposas
Mon dieu! En el mismo instante en el que la conocí, mi pobre corazón quedó rendido ante lo que mi cerebro no quiso entender.
Ahora mi modo de vida me pasa factura. Durante todos estos años no he sido precisamente un modelo a seguir, ni honesto, ni recatado, y empiezo a pensar que más que mi oscura naturaleza, es ese el muro invisible que hay entre los dos.
Necesito que confíe en mí.
¿Será mi amor capaz de derribar sus murallas?
¿Podrán siete mariposas vivir con un dragón?









03 - Sol de invierno
Ha pasado más de medio siglo desde que vi el último amanecer y, desde entonces, vivo, o más bien malvivo, sintiendo solo oscuridad.
Hasta que apareciste tú, mi pequeña bruja.

Judith llegó a mí a través de una carta.
Forzado por la situación, me comprometí con su abuela a instruirla y cuidarla de las alimañas que la perseguían. Aunque nunca imaginé que esa misión, aceptada por las circunstancias que en ese momento me rodeaban, me fuese a resultar tan beneficiosa y placentera.
Confieso que que me tienta controlar su poder, pero no penséis que voy a aprovecharme de ella, he dado mi palabra y no lo haré. Además, la situación ha ido cambiando... ¿Quién me iba a decir que lo que comenzó siendo un tierno afecto se convertiría en una necesidad que me ahoga por dentro?
Ahora tengo un grave problema. No sé cómo descubrirle mi identidad sin que salga corriendo. Judith confía en mí, ¿cómo voy a revelarle que soy uno de ellos?

04 - Bajo la piel del leon
He vivido encadenado a mi parte animal durante demasiado tiempo y, no es que lamente poder mezclarme ahora entre los hombres, no es eso; es solo que pensé que mi vida sería más fácil con mi recién adquirido aspecto humano.
No me quejo, de verdad: ¡me siento realmente bien!, pero… hay cosas para las que no me había preparado. Bueno, es mejor decir que me he topado con «personas» para las que no estoy preparado.
Cuando la miro me pregunto que verá en mí. ¿A la bestia o al ser humano? ¿Al hombre o al león? Espero que nos vea a ambos. No quiero imaginar que ocurrirá si siento su rechazo.
Solo me queda soñar con ser aceptado.





 05 - La ultima rosa del verano
 Nunca pensé que Angelica iba a ser mi tabla de náufrago, algo bueno a lo que aferrarme después de una vida sin control. Y sí, ya sé que siempre digo que no salgo con humanas, pero, sin buscarlo, a su lado he encontrado una estabilidad y una tranquilidad que tenía olvidadas.
Sé que está asustada y que, probablemente, no confía en mí. Fueron demasiados meses ocultándole mi verdadera identidad: esa naturaleza oscura naturaleza que es mi compañera desde hace trescientos años. Pero el caso es que no estoy dispuesto a perderla. Y, además, no solo espero recuperar la relación que tuvimos, quiero algo más. Mucho más.
Siento la necesidad de hacerla reír, pero, sobre todo, anhelo ser la causa de esa sonrisa.
Necesito enamorarla.
-----------------------------
Angelica tomó un avión para salir corriendo de Venecia en un intento de olvidar lo que había ocurrido esa Nochevieja. En la capital gala le espera un trabajo y un nuevo comienzo, pero Jack, el vampiro que desde hace seis meses ha sido su jefe, sin ella saberlo, no está dispuesto a dejarla marchar así como así.
¿Llegará el momento en el que confíe en él? ¿Estará dispuesta a olvidar sus miedos?