Mostrando entradas con la etiqueta M.C. Beaton. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta M.C. Beaton. Mostrar todas las entradas

domingo, 5 de junio de 2016

M.C. Beaton - Serie Agatha Raisin 1,2,3

01 - Agatha Raisin y la quiche letal -  Voz Jorge
A sus cincuenta y tres años, Agatha Raisin ha tomado una drástica decisión: vender la agencia de relaciones públicas con la que también se ha ganado la vida, y dejar Londres para retirarse a un idílico cottage en Carsely. No obstante, al poco de su llegada Agatha empieza a sentirse sola y sin amigos... La fría cordialidad con la que la reciben los lugareños poco o nada le ayuda a encontrar su sitio en aquella entrañable localidad. Pero Agatha no piensa darse por vencida tan fácilmente. Y ¿qué mejor que participar en el concurso de quiches para poder integrarse en la comunidad? A pesar de que nunca ha cocinado, ése es un detalle menor para una mujer de recursos como ella así que, ni corta ni perezosa, viaja a Londres para comprar una deliciosa quiche de espinacas en una de las tiendas más reputadas de la ciudad.
Pero no todo va a ser tan fácil para nuestra forastera: poco después de degustar su quiche, el juez del concurso cae fulminado. Evidentemente, la responsabilidad de Agatha en el asunto es nula, y si en un principio todo indica que se trata de un lamentable accidente, al parecer el venerable Cummings-Browne ha muerto envenenado con cicuta pero ¿cómo llegó ésta a la quiche?, ¿acaso alguien deseaba su muerte?, ¿o era de ella de quién querían deshacerse? Y si así fuera ¿quién podría desear la muerte de una recién llegada?

02 - Agatha Raisin y el veterinario cruel
 Agatha Raisin: divertida, envidiosa y... ¿detective?No es simpática pero te hará reír, no es detective pero es capaz de resolver un asesinato si se lo propone. A sus cincuenta y tantos, Agatha Raisin se las ingenia bien para sobre­vivir al aburrimiento de una campiña inglesa...Con un chasco. Así empieza la última aventura de Agatha Raisin: se ha ido a las Bahamas persiguiendo a su adorado James Lacey, pero resulta que él, quizá para esquivarla, no está en las Bahamas, sino más bien en El Cairo. ¿En qué momento se le ocurrió a la pobre Agatha dejar Londres por una vida insulsa y sin hombres en la campiña inglesa? La llegada al pueblo de un joven veterinario suscita el interés de muchas mujeres de mediana edad... y también el espíritu competitivo de Agatha, que no dudará en llevar a su gata (sana) para que la visite. Nuestra heroína no se irá con las manos vacías, y con­seguirá que el veterinario la invite a cenar. ¿Despertará ese logro la envidia de sus competidoras? ¿Podrá provocar los celos de James Lacey? Agatha apenas puede saborear las mieles de su modesto triunfo: el veterinario aparece muerto en acto de servicio, justo cuando se disponía a operar a un caballo. Convencida de que se trata de un asesinato, Agatha embaucará a James Lacey para que la acompañe en sus hazañas detectivescas...«La heroína imperfecta de M. C. Beaton es una joya.»  Publishers Weekly

03 - Agatha Raisin y la jardinera plantada
 La detective más sarcástica de la campiña inglesa tiene un nuevo crimen por resolver.Un día Agatha Raisin abandonó el aje­treo de Londres y se mudó al pequeño pueblo de Carsely. Desde entonces, esta mujer irónica y corrosiva se ha convertido en la Miss Marple de la cam­piña inglesa, más por su edad que por sus dotes detectivescas... ¿Te apetece acompañarla en su nueva aventura?Agatha acaba de llegar de sus vaca­ciones en Nueva York, Las Bermudas y Turquía. Se había marchado para airearse de la claustrofobia que a veces pro­voca Carsely y, ya de paso, proyectar en sus vecinos una imagen de viajera cosmopolita. ¿Le habrá echado de menos su admirado James? ¿Ha pasado algo en su ausencia? No y sí. James no la ha echado de menos y sí, ha pasado que Carsely tiene una nueva habitan­te: se llama Mary Fortune y, además de tener un tipazo, es una repostera notable y mejor jardinera. No es de extrañar que James le haya echado el ojo... El espíritu competitivo de Agatha fanta­sea con que un nuevo crimen en los alrede­dores le permita demostrar a James su talen­to como investigadora... Y como a veces el azar escucha las súplicas más raras, Agatha tendrá su caso: una serie de ataques violen­tos contra algunos jardines del pueblo ten­drán su culminación en un horrible asesinato.«Pocas cosas hay en la vida más gratificantes que leer un nuevo misterio de Agatha Raisin.» The Tampa Tribune-Times