Mostrando entradas con la etiqueta Lucio Anneo Seneca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lucio Anneo Seneca. Mostrar todas las entradas

sábado, 17 de diciembre de 2016

Lucio Anneo Seneca - Sobre la brevedad de la vida

Este escrito se basa en una paradoja: contra la opinión general de que la vida es breve, sostiene que la vida es larga si se la sabe vivir y servirse de ella racionalmente y juiciosamente. Esta obra esta marcada por las desdichadas experiencias que su autor acababa de vivir, y en ella Séneca es sincero.

miércoles, 13 de julio de 2016

Lucio Anneo Seneca - De la ira

Séneca dijo que la ira es el precipicio del alma, la peor de las pasiones. En ello siguió a Heráclito, a Sócrates, a Platón y a tantos otros. Pero aunque estuvo de acuerdo en mucho con Aristóteles, discrepó de que la ira pudiera ser beneficiosa. ¡Eso es falso!, sentenció: la ira es para el alma un instrumento tan inútil como el soldado que no obedece a la señal de retirada.
Como haría Ovidio en Ars Amandi, Séneca describió las señales externas de esta «locura breve» y nos adelantó que se propende a ella cuando el espíritu está debilitado. Nos dijo que la fuerza del hombre se halla en la razón —esto lo supieron más tarde Diderot y Voltaire— y que la humanidad se rige por leyes naturales, pero no por las leyes mecánicas que La Mettrie recalcó en Anti-Séneca. El filósofo pensó que la humanidad se realiza cuando hay apoyo mutuo, y nueve siglos más tarde Kropotkin coincidiría con él en este cimiento de su teoría del progreso