Mostrando entradas con la etiqueta Lina Galan. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lina Galan. Mostrar todas las entradas

jueves, 22 de septiembre de 2016

Lina Galan - Serie Hermanos Rey 1,2

01 - No estaba preparada para ti
Los hermanos Rey son muy diferentes entre sí.
Ricardo es serio y sensato, y Arturo es despreocupado y mujeriego, aunque entre los dos dirigen con éxito la inmobiliaria y la fortuna familiar. El negocio y las mujeres rigen sus vidas: Marisa, la ambiciosa prometida de Ricardo; Elia, enamorada de Ricardo y acosada por Arturo.
Pero, mientras la codicia de Marisa no conoce límites, Elia no está dispuesta a rendirse a los encantos de ese hombre guapo y engreído. Su vida y su pasado están llenos de secretos que aún pretende olvidar, lo mismo que sus hermanos, Martina y Pablo, que intentan seguir adelante aun a riesgo de no hacer lo correcto.
Pero, ¿qué es lo correcto? ¿Quién decide lo que está bien y lo que está mal? ¿Dónde está el límite para saber cuándo lo hemos rebasado?

Esta es la historia de los restos de una familia, unos hermanos dispuestos a olvidar el pasado para poder construirse un futuro. Tal vez a cualquier precio.
El precio que se impongan ellos mismos.

02 - Los besos van aparte
La esperada historia de Ricardo Rey.

Ricardo Rey parece tenerlo todo: dinero, glamour, sofisticación, y un apellido capaz de abrir cualquier puerta. Pero en su vida personal no es oro todo lo que reluce. Un pasado repleto de desengaños amorosos ha hecho de él un hombre esquivo, inseguro y desconfiado. No confía en las personas, sobre todo en las mujeres, quienes no han dudado en utilizarlo la mayoría de las veces, intentando beneficiarse de su fortuna o de llegar hasta su hermano, mucho más popular y carismático que él. Arturo, que con su modo de vida solo deseaba divertirse, consiguió encontrar a una mujer perfecta para él, mientras que Ricardo, que solo desea tener su propia familia, continúa solo, sumido en sus negocios, sin encontrar a quien sepa valorarle por él mismo y no por su apellido. En realidad, hace ya tiempo que, desengañado, dejó de buscar.
Pero, a veces, el amor se encuentra en el momento y el lugar que menos te esperas.

¿Podrá Ricardo encontrar a esa mujer que lo ame sin tener en cuenta su dinero?
Tal vez todavía sea posible, pero, ¿podrá él confiar en ella?

domingo, 31 de mayo de 2015

Lina Galan - Valentina


No soporto un Ángel.
Y el no me Soporta A Mí.
Es egoísta, egocéntrico y arrogante.
No Podemos Estar en El Lugar Mismo pecado Que Nos Pongamos un discutir.
Y por un Veces lo siento su hermana, mi mejor amiga y casi sueltas from el instituto, Que casi siempre SE Encuentra en medio de los dos.
"Ya podias poquito disimular, Valen, Que es mi hermano".
Y yo ya disimulaba, ya.
Demasiado.
Ángel, el hermano de mi mejor amiga, es mi tormento , mi espina clavada, El Motivo de mi mueca perpetua de amargura.
Porque Hace Quince Años Que Estoy enamorada de el.
Se convirtio en mi amor imposible, mi sueño de adolescente. Y en vista de mi Presencia Que le resultaba invisible, disfracé mi amor por El por desprecio y hostilidad.
Fue la unica forma Que Encontré Para Que no me siguiera Destrozando el corazón.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Lina Galán - En la frontera del tiempo


Bea es enfermera y aunque su vida es a veces un poco caótica y su vida sentimental un desastre, es feliz en su entorno y su profesión, con lo que ha cumplido su principal objetivo.
¿Cómo te sentirías si, como a Bea, te dijeran que eres la única que puede salvar al mundo, y que para ello deberás sacrificar tu corazón y tu alma?
Bea acepta, pero sólo cuando le ve a él, aunque sea en una imagen de hace ocho siglos. No le puede tocar, pero le puede sentir.
De esta manera se verá transportada al siglo XIII, a un mundo de castillos y princesas, de reyes y caballeros, pero también de intrigas y celos, de guerras y enfermedades.
Sólo su amor por Guillem será lo que le dé el coraje suficiente para seguir adelante con la tarea que le han encomendado, que no es otra que cambiar el curso de la historia, aunque a veces se sienta prisionera entre dos mundos, separados por ochocientos años, en la frontera del tiempo.