Mostrando entradas con la etiqueta Lee Wilkinson. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lee Wilkinson. Mostrar todas las entradas

viernes, 22 de febrero de 2013

Lee Wilkinson - Amante de su Esposo


En otro tiempo había sido su prometida… ahora solo deseaba su cuerpo.
Después de un breve romance, Deborah se había convertido en la prometida del millonario David Westlake. Después había descubierto que le era infiel, por lo que había puesto fin al compromiso con el corazón roto y había comenzado una nueva vida en Nueva York.
Tres años después, David reapareció en la vida de Deborah para revelarle despiadadamente que tenía el control del negocio de su hermano… y que lo destruiría si ella no se convertía en su amante. Deborah no tenía otra alternativa, así que aceptó sus condiciones…

lunes, 17 de diciembre de 2012

Lee Wilkinson - Navidad de Amor

Charlotte Michaels tenía una buena razón para querer vengarse y, si se atrevía, también tenía una buena manera de conseguirlo: acercándose mucho, mucho a su jefe. Pero Charlotte no se dio cuenta de que aquel plan era demasiado arriesgado para ella, ya que él tenía sus propios planes... Nadie se atrevía a jugar con Daniel Wolfe porque era un tipo que siempre conseguía lo que deseaba. Ahora deseaba a Charlotte e iba a hacer cualquier cosa para averiguar qué era lo que escondía. Así que le ofreció un importante ascenso profesional que conllevaba tener que trabajar hasta tarde..... ¡como amante del jefe!

viernes, 16 de diciembre de 2011

Lee Wilkinson - Para robar un corazón

Sinopsis:
Al principio, Anna Sands no sospechó cuando aquella Nochebuena se vio atrapada con Gideon Strange en una mansión, en medio de una tormenta de nieve. Pero, aunque parecía encantador, Anna creyó ver un asomo de crueldad en su atractiva cara, y empezó a hacerse preguntas…
¡Gideon no podía creerse lo inocente que parecía Anna! Estaba seguro de que sabía lo que había en realidad bajo aquella apariencia: una embustera, una ladrona. Así que, ahora que la tenía exactamente donde quería, iba a hacerle pagar caras todas sus mentiras. En su dormitorio…