Mostrando entradas con la etiqueta Kathryn Ross. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Kathryn Ross. Mostrar todas las entradas

jueves, 18 de abril de 2013

Kathryn Ross - Corazón abandonado


Hacía un año y medio que Elizabeth y Jay Hammond se habían casado por conveniencia con la única finalidad de que ella no perdiera su herencia. Fue entonces cuando Elizabeth empezó a sospechar que Jay estaba teniendo una aventura con otra y lo abandonó. Pero también descubrió que los sentimientos que llevaba tanto tiempo ocultando eran demasiado intensos y decidió marcharse a Londres a empezar una nueva vida. Entre tanto, algo hizo que Jay sintiera la necesidad de ir tras ella, había algo con respecto a su "acuerdo" que tenía que solucionar. El problema era que Elizabeth no podía estar del todo segura de que la venganza no fuera parte de los motivos que le habían hecho ir en su busca.

Kathryn Ross - A merced del destino


Hacía cinco años que Greg y Abbie habían roto su relación, y cuando empezaban a recuperarse del dolor que la ruptura les había provocado a ambos, el destino descargó sobre ellos un golpe aún más terrible: la muerte de la hermana de Abbie y su marido, Michael. La joven tuvo que viajar a los Estados Unidos para hacerse cargo de la tutela de sus dos sobrinas gemelas; una tutela, por cierto, que debía compartir con Greg, único hermano de Michael. Él se negaba a que Abbie se llevara a las niñas a Inglaterra para cuidarlas sola, y la joven tenía que hacer frente a una cruel alternativa: o se casaba con Greg, que le había dejado muy claro que esperaba compartir su cama, o perdería a sus sobrinas para siempre…

jueves, 21 de junio de 2012

Kathryn Ross - Entrevista a un seductor

Navegar por la costa mediterránea en un yate de lujo parecía un buen plan… ¡pero para la periodista Isobel Keyes era un auténtico infierno! Estaba atrapada en la embarcación con Marco Lombardi, el protagonista de su siguiente artículo, el hombre que había provocado la ruina de su familia…

Marco aparecía a menudo en las páginas de sociedad, pero odiaba a los periodistas. Librarse de Isobel Keyes parecía un buen plan… hasta que la periodista empezó a despertar su interés. De pronto, sintió deseos de besarla, de contárselo todo…