Mostrando entradas con la etiqueta Judith Duncan. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Judith Duncan. Mostrar todas las entradas

viernes, 24 de octubre de 2014

Judith Duncan - Llevados por la locura


El hecho de que sobrepasara los cuarenta años no quería decir que estuviera en las últimas. Sin embargo, no había otra explicación para el comportamiento de Maggie Burrows, una madre divorciada y normalmente sensata que de repente no podía apartar los pensamientos ni las manos de un hombre casi diez años menor que ella.
Tony Parnelli era un hombre muy atractivo, con un cuerpo que habría llamado la atención de cualquier mujer. Pero Tony Parnelli se vestía con prendas de cuero negro y montaba en moto, mientras ella se pasaba la vida entre pagos de hipotecas, en un trabajo de oficina de ocho horas diarias. Sin embargo, la tensión que existía entre ellos sería suficiente como para iluminar todo el cielo si Maggie se atrevía finalmente a creer en Tony y en sí misma.

Judith Duncan - Serie Wide Open Spaces 05 - Un corazon Solitario


Aquella aislada cabaña en la cima de una montaña cubierta de nieve estaba a años luz de la vida de lujo y riqueza de Mallory O’Brien. Sin embargo, aquel lugar y el hombre orgulloso y retraído que lo habitaba se iban a convertir en la única escapatoria para huir de los despiadados asesinos que la amenazaban…
Finn Donovan era tan duro e implacable y, al mismo tiempo, tan increíblemente atrayente como la tierra que él consideraba su hogar. Había jurado velar por la seguridad de aquella mujer a toda costa, pero ella quería algo más de su protector: Mallory quería descubrir los oscuros secretos de su pasado… tanto como deseaba poder compartir con él el futuro.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Judith Duncan - Serie Wide Open Spaces 04 - Deseos prohibidos


En mitad de la noche, Conner Calhoun escuchó un grito de socorro: tenía que salvar a la viuda de su hermano y a sus dos hijos. Conner se había enamorado de Abigail nada más verla, aunque sabía que nunca podría tenerla. Ahora su amor prohibido estaba viviendo en su rancho, donde les resultaría imposible esconder su secreto.
Cada vez que le daba un abrazo al pequeño Cody o acunaba a la pequeña Sarah, recordaba antiguos deseos… y un favor que había hecho por amor. Su honor le decía que no debía reclamar lo que era suyo, a menos que Abby deseara que lo hiciera…