Mostrando entradas con la etiqueta Juan Marse. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juan Marse. Mostrar todas las entradas

lunes, 17 de octubre de 2016

Juan Marse - Esa puta tan distinguida

En la cabina de un cine de barrio, una prostituta es asesinada a sangre fría. Pero el misterio no está en el quién ni en el cómo, sino en el por qué. Y ni el propio asesino recuerda el motivo...
La nueva novela de Juan Marsé.
Es una tarde de enero de 1949 y Carol se acerca caminando con desgana al cine Delicias. Lleva tacón alto, medias negras y una gabardina a medio abrochar. La platea está abarrotada: en los carteles se anuncia la reposición deGilda, y hay cola para disfrutar de ese cuerpo de mujer hecho de curvas y sonrisas, pero a Carol eso poco le importa. En vez de sumarse al público, sube a la cabina de proyección. Allí la espera Fermín Sicart, el encargado, que a cambio de unas monedas y una triste merienda, va a disfrutar de sus encantos. No es la primera vez que Carol y Fermín se encuentran entre bobinas y vasos sucios, pero hoy algo se tuerce y Carol no saldrá viva del encuentro.
Cuando ya han pasado más de treinta años, en el verano de 1982 alguien se empeña en convertir en película estos hechos escabrosos. Los expedientes hablan claro: hubo un crimen, una víctima y un asesino. Fermín, reo confieso, recuerda muy bien cómo estranguló a su querida Carol con un cinta de celuloide, pero ya no sabe ...

jueves, 6 de marzo de 2014

Juan Marse - El embrujo de Shanghai

Premio de la Crítica de Narrativa Castellana 1993
Galardonada en 1993 con el Premio de la Crítica y ahora adaptada al cine por Fernando Trueba, El embrujo de Shanghai es una estremecedora fábula sobre los sueños y las derrotas de niños y adultos, asfixiados todos por el aire gris de un presente desahuciado. En la Barcelona de la posguerra -ese espacio ya mítico donde transcurren todas las novelas de Marsé-, el capitán Blay, con su cabeza vendada y sus suspicacias sobre los escapes de gas que están a punto de hacer volar toda la ciudad, se pasea por el barrio sacudido aún por los estertores de la guerra perdida y acompañado por los espectros gimientes de sus hijos muertos. El pequeño Daniel le escolta a través de aquellas calles póstumas, en las que conocerá a los hermanos Chacón, quienes custodian la verja de entrada de la casa en la que convalece Susana, una niña enferma de los pulmones, hija de la señora Anita, bella y ajada taquillera de cine, y de Forcat, un revolucionario, huido del país y nimbado por el fulgor mítico de los furtivos. Pronto llegará a la casa un amigo y compañero de viaje de Forcat, que narrará a los niños la arriesgada aventura que el padre de la niña emprendió en Shanghai, enfrentado a nazis sanguinarios, pistoleros sin piedad y mujeres fatales que le salen al paso en los más sórdidos cabarets de la ciudad prohibida. Dueño más que nunca de una extraordinaria fuerza evocadora y de un estilo deslumbrante, pero engastado en una prosa transparente y a un tiempo hipnótica, Juan Marsé construye aquí lo que es sin duda una de las obras maestras de las narrativas europeas de finales del siglo XX.

jueves, 13 de febrero de 2014

Juan Marse - Caligrafía de los sueños

A mediados de los cuarenta, Ringo es un chaval de quince años que pasa las horas muertas en el bar de la señora Paquita, moviendo los dedos sobre la mesa, como si repasara las lecciones de piano que su familia ya no puede pagarle. En esa taberna del barrio de Gracia, es testigo de la historia de amor entre Vicky Mir y el señor Alonso: ella, una mujer entrada en años y en carnes, masajista de profesión, ingenua y enamoradiza; él, un cincuentón apuesto que empezó frecuentando a la mujer para curarse de una lesión en el pie y ha acabado instalándose en su casa. Allí viven junto a Violeta, la hija de la señora Mir, hasta que sucede algo inesperado: un domingo por la tarde, Vicky se echa a las vías de un tranvía intentando un suicidio imposible y patético, mientras el señor Alonso desaparece para no volver. Lo único que queda de él es una carta que prometió escribir y que Vicky estará esperando y deseando hasta la locura, mientras Violeta mueve sus espléndidas caderas por el barrio, hosca e indiferente a los halagos.
La vida entera discurre por el bar de la señora Paquita y bajo la mirada de Ringo, que ahora escucha, lee, y finalmente empezará a escribir las palabras de lo que será su primer relato. Un encuentro casual con el señor Alonso ligará para siempre la historia de los amantes con la de Ringo y con la triste caligrafía de toda una generación que alimentó sus sueños en los cines de periferia y en las calles grises de una ciudad donde el futuro parecía algo improbable.

martes, 21 de enero de 2014

Juan Marse - Si te dicen que Caí

“Las posguerras son siempre más tristes y violentas que las guerras, ya que en ellas las verdades contradictorias de vencedores y vencidos se amalgaman en una suerte de barro sucio y degradante que lo contamina todo. Uno de los grandes aciertos de Si te dicen que caí fue saber transmitir cómo en la posguerra española a la verdad sólo podía llegarse, paradójicamente, por las mentiras, por la imaginación y, en último extremo, por la literatura. Los protagonistas de esta novela, por eso, van inventándose aventis (aventuras) que les incluyen como personajes y que pretenden, en sucesivas versiones o ampliaciones, asediar la verdad del asesinato de una prostituta de lujo en la Barcelona de mediados de los cuarenta. Estas aventis (“el único juguete de los pobres”) intentan reconstruir el mundo y las circunstancias que desembocaron en esa muerte con los desechos de la realidad en la que surgen.

sábado, 26 de enero de 2013

Juan Marse - Un día volveré

Antes de que lo encarcelasen por guerrillero y atracador de bancos durante la primera posguerra, hace ahora trece años, Jan Julivert Mon había enterrado su pistola al pie de un rosal, y todos en el barrio pensaban, con el miedo de los vencedores o la ilusión de los vencidos, que el día que volviera la desenterraría para emprender su sangriento ajuste de cuentas... Sin embargo, el presidiario regresa a casa con los sueños de venganza cicatrizados y con la única intención de rehacer una vida que ya todos dan por perdida. Entrelazando con maestría ambientes que nadie como él ha sabido pintar -los barrios bajos de la Barcelona de posguerra y la burguesía en fase de descomposición-, Juan Marsé crea un mundo de ficción que expresa con gran intimismo, añoranza y una prosa exquisita los desencuentros entre la ensoñación y la realidad. Un día volveré es una historia sobre la falacia de la violencia, que muestra la ruptura entre la venganza y la justicia.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Juan Marse - Últimas tardes con Teresa

Este es un libro realmente bueno, lo confirma el talento de su autor Juan Marsé, galardonado con el Premio Cervantes en el 2008. Un libro sobre un tema recurrente en la literatura, niña rica y aburrida se enamora de joven pobre y aprovechado. No hay muchos personajes en este libro, tan solo cuatro que son suficientes para desnudar las clases sociales siempre en contraste, el amor sincero en el caso de Maruja, el aburrimiento disfrazado de amor de Teresa y la ambición también disfrazada de amor de Manolo.
Teresa es una niña bien que vive aburrida y busca desprenderse de su incómoda, para ella, virginidad, que tiene una pobre empleada Maruja, chica sencilla venida del área rural que se siente transportada a un mundo maravilloso por el solo hecho de servir de criada a una niña rica.  Manolo nuestro protagonista es un muchacho de arrabal, que quiere mejorar a toda costa, mientras logra ello se desempeña como ladrón, y ha llegado de Andalucía a Barcelona para vivir con un hermano. Luis el exnovio de Teresa es también un personaje muy bien bosquejado.
Toda la acción transcurre en esas 4 vidas, y dos lugares los acaudalados de San Gervasio donde vive Teresa y los pobretes de El Carmelo donde vive nuestro protagonista Manolo mejor conocido por Pijoaparte.  Un libro que nos trae historias que todos conocemos, ricos y pobres, catalanes y charnegos, ambición y aburrimiento, entretenido de principio a fin.