Mostrando entradas con la etiqueta John Varley. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta John Varley. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de mayo de 2013

John Varley - Serie Titán 1,2

01 Titán
Sinopsis:
Titán, el principal satélite de Saturno, ha provocado una extraña fascinación sobre los autores de ciencia ficción y es escenario de grandes obras del género: Regreso a Titán, de Arthur C. Clarke, Ojos de ámbar de Joan D. Vinge, Los anillos de Saturno, de Isaac Asimov, Las sirenas de Titán, de Kurt Vonnegut...
Sin embargo, lo que singulariza la novela de Varley es la hipótesis inicial planteada por su protagonista (la capitana Cirocco Rocky Jones) de que sea en realidad un artefacto creado por una inteligencia extraterrestre y, sobre todo, las emocionantes aventuras en que ella y su tripulación se ven envueltas durante su viaje a Júpiter.
El agudo sentido del humor, el recio carácter épico de la historia y la perfecta individualización de los miembros de la tripulación ha contribuido tanto como las polémicas (y abundantes) escenas sexuales a convertir Titán en una de las obras más celebres, comentadas y controvertidas de la ciencia ficción.
02 La hechicera
Sinopsis:
La Hechicera es la continuación de Titán.Han pasado 75 años desde que la Humanidad descubriera la existencia de un enorme mundo anillo orbitando entre las lunas de Saturno, al que originalmente llamaron Temis, aunque su nombre real sea Gea. Y digo su nombre real, porque Gea no es solamente un mundo habitado por diferentes razas alienígenas inteligentes, sino que es ella misma un ser conciente e inteligente, creador y dios de las criaturas que habitan en su interior y Gea es el nombre que se da a sí misma.
Setenta y cinco años después del primer contacto con la Humanidad, Gea (mundo e individuo a la vez) ha establecido relaciones diplomáticas con la Tierra y se ha convertido en el destino soñado de cientos de personas que sufren raras enfermedades genéticas. Pues entre las innumerables habilidades de Gea está la de poder modificar el ADN de quienes habitan en su interior (ya sea que se trate de seres nativos o de humanos llegados desde el exterior), y por ello es la única esperanza de muchos quienes padecen trastornos de origen genético. Pero Gea es muy selectiva a la hora de elegir a quienes autoriza a llegar hasta ella.