Mostrando entradas con la etiqueta Jina Bacarr. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jina Bacarr. Mostrar todas las entradas

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Jina Bacarr - El perfume de Cleopatra

Eve Marlowe era una exuberante y voluptuosa mujer de la aristocracia, cuya fortuna, títulos y osadía le permitían dedicar su vida a la satisfacción de su insaciable apetito sexual. Para ello, contaba además con un arma muy especial: un perfume antiquísimo que supuestamente había sido elaborado por la mismísima reina de las reinas, y cuya embriagadora fragancia evocaba la esencia del erotismo y la sensualidad pura.
Pero ni siquiera la portadora del elixir mágico podría escapar a su increíble poder y, en plena guerra mundial, mientras los nazis avanzaban imparablemente por Europa y el Norte de África, lady Marlowe se vería arrastrada a un juego mucho más peligroso de lo que nunca se había atrevido a experimentar.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Jina Bacarr - Fantasías escondidas

El comienzo del verano de 1892 fue una estación de intensas lluvias en Japón. “Lluvia de ciruelas”, lo llaman los japoneses, porque aparece cuando esa fruta está en plena madurez, llena de promesas. Como una joven cuando se hace mujer. Una joven como yo.
Según la milenaria tradición japonesa de belleza y gracia, el sexo y las fantasías eróticas son secretos que sólo se permite aprender a unos pocos y que están prohibidos a los extranjeros. Pero cuando una amenaza a la vida de su padre pone su propia vida en peligro, la joven Kathlene Mallory es, por su propia seguridad, enviada a vivir en la Casa de Té del Árbol de la Memoria, donde se le permite vislumbrar el sensual mundo de las geishas. 
Durante los años de entrenamiento en el arte de ofrecer placer a los hombres, los secretos deseos de Kathlene despiertan ante la promesa de gozos infinitos y se prepara, emocionada, para el ritual que hará realidad su sueño de convertirse en una geisha: vender su virginidad.
El hombre dispuesto a pagar por tal honor, el barón Tonda, no es el hombre que ella secretamente anhela, pero sí es el hombre que podría llevar la ruina a la Casa de Té y el peligro para la vida de Kathlene si resulta decepcionado…

martes, 21 de enero de 2014

Jina Bacarr - Placer oriental

Primavera de 1873.

Yo, Katie O’Roarke, llegué a Japón en la primavera de con mi virginidad intacta, mi corazón cargado de nostalgia y mi alma ansiosa por encontrar los placeres que me negaba mi marido, lord Carlton, un hombre frío y egoísta, poseído por una crueldad sin límites.

El país oriental contrastaba en todos los aspectos con la tediosa vida que llevaba en Londres y me permitía olvidar mi horrible matrimonio. Pero cuando mi marido me atacó en un estado de  embriaguez y locura no pude seguir soportándolo y hui a las montañas. Allí encontré a Akira, un joven samurái que me llevó hasta Shintaro, el jefe del poderoso clan guerrero.

Al principio recelaba de mi presencia, pero Shintaro empezó a visitarme a diario hasta que el sonido de sus pisadas bastaba para que se me desbocase el corazón. Me enseñó el camino del guerrero, el valor del honor, la lealtad y la dignidad, y también un mundo de infinitas posibilidades eróticas en el que yo iba a descubrir una fuerza insospechada. Juntos prenderíamos la pasión prohibida, traspasaríamos las barreras del placer y evocaríamos el peligro en su forma más sensual.

Pero mi marido estaba empeñado en encontrarme y hacerme pagar por la humillación sufrida. Y yo no podía seguir ocultándome entre los naranjos del valle cuando una oscura amenaza se cernía sobre mi destino…

viernes, 3 de enero de 2014

Jina Bacarr - Sushi al desnudo


Un día me echan del trabajo como programadora informática por tener relaciones sexuales en el cuarto de las fotocopias
Fue entonces cuando me di cuenta de que:
a) Mi exjefe escondía oscuros secretos
b) El macizo del cuarto de las fotocopias era un agente del FBI trabajando de incógnito
c) Yo sería una espía extraordinaria
Entonces, el agente especial macizo saca las esposas y las cosas empiezan a ponerse realmente interesantes...
con un tío bueno al que creí el nuevo diseñador de videojuegos. Otro día, aparezco en el almuerzo de mi exjefe en un creativo intento de recuperar mi puesto de trabajo... ¡y los hombres acaban comiendo sushi sobre mi cuerpo desnudo!