Mostrando entradas con la etiqueta Jennifer Wilde. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jennifer Wilde. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de marzo de 2015

Jennifer Wilde - El riesgo de amar


Elena López comenzó con una mentira y se convirtió en una leyenda.
Mary Ellen Lawrence tenía posibilidades. Anthony Duke, representante de artistas, promotor y farsante, supo verlas desde un principio. Ella jamás se haría famosa como bailarina de ballet, pero si tomaba otro nombre y asumía una nueva identidad, llena de encanto, se convertiría en la mujer más famosa de la época; así se lo prometió. De ese modo surgió a la vida Elena López. Anthony Duke hizo circular su historia y no tardó en creerla todo Londres. Aquella belleza de pelo de color cárdeno oscuro y ojos de zafiro se convirtió así en una afamada bailarina española que había debido huir de su país natal por la peligrosa intimidad con un heredero de la corona. Los amigos de Duke llenaron los periódicos con relatos sobre ella a fin de promocionar su presentación en Londres. Esa presentación causó sensación y Elena (hasta entonces Mary Ellen) se transformó en la niña mimada de la ciudad. Y aquel ficticio pasado fue sólo un prefacio a su escandalosa gira por el mundo, sus amores con monarcas, sus romances con escritores y compositores, su lucha por la fama y su búsqueda de amor.

lunes, 1 de julio de 2013

Jennifer Wilde - Tierna Furia De Amor


1º Marieta
La turbulenta historia de una hermosa muchacha inglesa que fue vendida como esclava en subasta pública, y que escandalizó al nuevo mundo con su venganza.
Marieta Lámberg, una muchacha cándida y generosa, a la que las injusticias de la sociedad aristocrática y esclavista del siglo XVIII llevan a la máxima expresión del resentimiento y el desafío, al obligarla a casarse con un hombre por el que siente repugnancia. Hija natural de un aristócrata inglés y de una simple cantinera, su padre le da la mejor educación a la muerte de ésta. Expulsada de su casa por el sobrino y heredero de su progenitor, se ve obligada a buscar un trabajo como institutriz. Ultrajada, violada y acusada de robo, es enviada a las colonias para servir en calidad de esclava al mejor postor. Pero es una mujer culta, hermosa y valiente. Con un cuerpo creado para el amor. Aprenderá a dominar los ambientes y las desenfrenadas pasiones de quienes la rodean.

domingo, 1 de julio de 2012

Jennifer Wilde - Serie Miranda 1,2,3,4

01 La Mansión Monrey
 «Hay tantas cosas que decir, y queda tan poco tiempo... tantas cosas que Miranda debe comprender, tantas cosas que debe saber y que un día sabrá, al menos en eso confío. Un día llegará en que será lo bastante madura como para comprender y perdonar.Ha habido tanta sangre...Sólo me preocupa Miranda. Esa horrible señora Humphreys que vive al otro lado del vestíbulo ya ha venido varias veces a decirme que lleve a la niña al asilo de la parroquia. No, no, Miranda no irá nunca a un hospicio, y menos a éste de St. Giles, el peor de Londres según tengo entendido».








02- La Duquesa de Randy
Una muchacha no estaba segura en ningún lugar en todo St. Giles, a no ser que supiera cuidar de sí misma. Yo sabía hacerlo. Llevaba cuidando de mí misma desde la muerte de mi madre, y además lo hacia puñeteramente bien. No tenía ningún gangoso que me vigilase, me mangoneara y me azotara en el trasero cuando no consiguiese llevarle suficientes chelines.Robar era mucho más fácil siempre y cuando no te atraparan. A mí nunca me habían cogido todavía, aunque en dos ocasiones habían estado a punto de hacerlo».







03 Otra Vez Miranda
«Hacia tres semanas que nos habíamos mudado, después de que la primera tir
ada de James el gentil hombre se hubiera agotado. Se terminó dos días después de ponerse a la venta, y ya habían publicado cuatro ediciones más. Al parecer James Burke tenía cautivados a los lectores... Por primera vez en muchos años Cameron Gordon estaba libre de deudas, de hecho hasta tenía un poco de remanente.Yo ahora era su “amanuense” y no podía ir por ahí vestida a base de restos. Amanuense, descubrí, era una caprichosa manera de llamar a la secretaria. Eso es lo que era yo, desde luego. Y además hacía de doncella, de ama de llaves, de criada personal, de chica de los recados y de compañera de cama, pero no me iban a ver quejándome, ni mucho menos, en particular en lo referente al último papel».

04 Lady Miranda
De setenta y ocho años de edad, quejumbroso, irritable y terriblemente excéntrico, lord Markham había encontrado particular deleite en tocarle la nariz a sus altivos y aristocráticos vecinos alquilando Dower House a la célebre y notoria M. J., la autora de aquellos relatos escandalosos y del libro, aún más escandaloso, llamado Duquesa Annie, la más chocante y triunfadora novela en muchos años. Los otros residentes en Grosvenor Square quedaron absolutamente horrorizados por el hecho de tener semejante criatura entre ellos, pues era de sobra sabido que Duquesa Annie tenía una gran parte de autobiografía, así como que yo me había criado en St. Giles, había sido ratera, amante del rebelde Cam Gordon y Dios sabe cuántas cosas más.Cuando la novela salió a la venta dos años atrás, había resultado imposible mantener en secreto mi identidad, y los caballeros de la calle Fleet habían escrito resmas y resmas de papel sobre la descarada niña abandonada que había emergido de los barrios bajos para escribir el libro más popular del año».