Mostrando entradas con la etiqueta Janica Cade. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Janica Cade. Mostrar todas las entradas

sábado, 3 de diciembre de 2016

Janica Cade - Serie Romance Multimillonario 1,2,3











01 - Hasta que duela
02 - Hasta que salten chispas
03 - Hasta que queme

Cuando un periódico local acusa al multimillonario Evan Ashton de prácticas laborales ilegales, se dirige a la finca de su familia en un pueblo rural del sur para tomarse un respiro de tan escandalosas afirmaciones. Se afloja la corbata y sale a tomar una bebida fuerte en un antro de barrio. Cuando los matones del lugar lo reconocen y empiezan una pelea, él se apresura a defender su honor. Acaba con los nudillos destrozados y un ojo morado y se va del bar en pésimas condiciones.

A Amanda Roberts, la propietaria del bar, no le importa lo bueno que esté o lo encantador que sea. Quiere un responsable que se haga cargo de ese desastre. Evan acepta reparar el bar porque es una única opción correcta. ¿Será capaz de terminar la remodelación sin desvelar su ardiente deseo por Amanda?

Cuando el Ministerio de Trabajo lo convoca para ir a juicio, se ve obligado a dejar el proyecto y volver a la ciudad. ¿Volverá alguna vez a ver a la camarera y a visitar su bar? ¿O se quedará en la ciudad y se mantendrá alejado del ardiente deseo que provocó en el pequeño pueblo rural?

Esta serie es sólo para adultos.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Janica Cade - Serie Contrato Con Un Multimillonario 1,4

01 - Como besa
Siempre y cuando el multimillonario alfa, Jake Sutherland, siga estas reglas, todo irá bien. Después de todo, su padre está enfermo, ella tiene que pagar las facturas del hospital y el dinero tiene que venir de algún sitio.
Le promete a su padre que dejará el trabajo, pero después del último encuentro le hacen una propuesta que podría arreglarle unos cuantos problemas. ¿Cederá y dejará aparcados sus propios sueños y metas o se mantendrá fiel a sus estrictas reglas?
 
 
 
 
 
 
 
04 - Como Juega
 Se me aceleró el pulso ante la idea de que me había visto moverme inquieta. Era mucho más observador que el hombre promedio, y clavó los ojos en los míos de un modo que me hizo sentir nerviosa.Un hombre más joven dio un paso hacia adelante, me tomó la mano con la suya y se la llevó a la boca para presionar los labios contra mis nudillos. Me sonrió; sus ojos azules traslucían una calidez genuina. No pude evitar devolverle el gesto amable.

—Es un placer conocerla, señorita Madison. Soy Dane Everett —me saludó sin soltarme la mano. Dane era igual de alto que Jake, pero su pelo rubio dorado era mucho más claro. Su figura atlética y bronceada haría que cualquier mujer se desmayara.