Mostrando entradas con la etiqueta Henri Charriere. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Henri Charriere. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de marzo de 2015

Henri Charrière - Papillon


Este libro, sin duda, nunca habría existido si, en julio de 1967, en los periódicos de Caracas, un año
después del terremoto que la había asolado, un joven de sesenta años no hubiese oído hablar de Albertine Sarrazin. Ese pequeño diamante negro, todo fulgor, risa y coraje, acababa de morir. Había adquirido celebridad en el mundo entero por haber publicado, en poco más de un año, tres libros, dos de ellos sobre sus fugas y sus prisiones.
Aquel hombre se llamaba Henri Charriere y regresaba de lejos. Del presidio, para ser exactos, de Cayena, donde “subiera” en 1933; un hombre del hampa, sí, pero por un crimen que no había cometido y condenado a cadena perpetua, es decir, hasta su muerte. Henri Charriére, alias Papillon en otro tiempo entre el hampa, nacido francés de una familia de maestros de escuela de Ardite, en 1906, es venezolano. Porque este pueblo ha preferido su mirada y su palabra a sus antecedentes penales, y porque trece años de evasiones y de lucha por escapar del infierno del presidio perfilan más un porvenir que un pasado.

Henri Charrière - Banco


Tras el inmenso éxito de Papillon, su primera novela autobiográfica, Henri Charrière recibió más de diez mil cartas de lectores, que querían saber más sobre su vida. En esas cartas le preguntaban: ¿qué hiciste en los 26 años que transcurrieron desde tu última liberación, hasta la publicación de Papillon? ¿Qué ha sido de tus amigos, los indios venezolanos? ¿Has sabido algo de tus hijos?, etc. A todos esos lectores y a su editor les debía este libro. Por eso lo escribió. También por un deseo de venganza.
  Banco refleja su vida en continuo riesgo, durante esos días que vivía en permanente búsqueda de dinero. No para vivir como un burgués, sino dinero para volver a Francia a matar a los hombres que le juzgaron y condenaron por el asesinato de un soplón de Montmartre, que siempre aseguró no cometer.
  En Banco se ataca a las tres instituciones en las que descansan muchas naciones: Justicia, Policía y Sistema Penitenciario.