Mostrando entradas con la etiqueta Gustavo Adolfo Becquer. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gustavo Adolfo Becquer. Mostrar todas las entradas

martes, 1 de marzo de 2016

Gustavo Adolfo Becquer - Desde mi Celda

Una prolongada estancia en el monasterio de Veruela necesariamente se debía traducir en una amplia producción artística ?plástica y literaria? de los dos hermanos Bécquer. Las pinturas y textos de Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer componen un notable «corpus» que ha hecho del monasterio de Veruela uno de los espacio becquerianos por excelencia. Las cartas que componen «Desde mi celda» testimonian el decisivo papel desempeñado por ese entorno cisterciense en el paso a la madurez personal de Gustavo Adolfo. Son cartas que implican un doble viaje: físico y simbólico, con su ida y su vuelta. El primero le llevó de Madrid a Veruela donde viviría la experiencia límite de la cercanía de la muerte, recuperando después la salud y regresando a la Corte. El segundo le condujo desde los sueños de triunfo y de gloria hasta el deseo de aniquilación total, para recuperar después un tono de moderada conformidad con las limitaciones de la existencia.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Gustavo Adolfo Becquer - Rimas

Yo sé un himno gigante y extraño que anuncia en la noche del alma una aurora, y esta páginas son las de ese himno cadencias que el aire dilata en las sombras.

miércoles, 18 de abril de 2012

Gustavo Adolfo Becquer - Leyendas


Bécquer, prosista o poeta, poeta o prosista, siempre se manifiesta como artista completo e intemporal. La aparición de sus 'Leyendas', cuyos valores literarios son notablemente superiores a los de las leyendas predecesoras y coetáneas, supone la culminación, superación y aniquilamiento de un género. La materia prima literaria es elaborada por Bécquer de acuerdo con sus propios parámetros estéticos, imprimiendo el sello de su microcosmos personal y la impronta identificadora de su lenguaje poético.