Mostrando entradas con la etiqueta Francisco Candido Xavier. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Francisco Candido Xavier. Mostrar todas las entradas

viernes, 26 de abril de 2013

Francisco Candido Xavier - Y la Vida continúa

Lector amigo:
Nada te escribimos, aquí, con la intención de presentar o de recomendar a André Luiz, el amigo que se hizo acreedor de nuestra simpatía y reconocimiento por las páginas consoladoras y constructivas que viene formulando desde el Mundo Espi-ritual al Mundo Físico.
Sin embargo, es razonable se te diga que en este libro, en temas de vida “post-mortem”, él expone noticias diferentes de aquellas que el mismo recogió en “Nosso Lar” morada a la que llegó después de su desencarnación.
No obstante, los personajes del relato aquí mencionados –todos ellos figuras auténticas, cuyos nombres fueron naturalmente modificados para no herir corazones amigos en la Tierra– hayan tenido, como ya dijimos, experiencias muy distintas de aquellas que caracterizan el sendero del mismo André Luiz, en sus primeros momentos en la Espiritualidad. Es justo considerar que los grados de conocimiento y responsabilidad varían al infinito.
Así es que los planos de vivencia para los habitantes del Más Allá se personalizan de múltiples maneras, y la vida para cada uno se especifica invariablemente, según la condición mental en la que se sitúe.
Comprensible el que así sea.
Cuanto mayor sea la cultura de un Espíritu encarnado más doloroso le parecerán los resultados de la pérdida de tiempo. Cuanto más rebelde la criatura ante la Verdad, más aflictivas se le revelarán las consecuencias de su propia testarudez.
Además de eso, hacemos notar que la sociedad, más allá de la muerte, lleva consigo los reflejos de los hábitos a los que se aficionaba en el mundo.

Francisco Candido Xavier - Acción y reacción

Sinopsis:
Cotidianamente en todas partes, observamos situaciones y ocurrencias que nos parecen profundamente injustas.

Al lado del rancho donde hay tanto sufrimiento y miseria encontramos la suntuosa mansión, cuyos moradores lo completan con todo lo  que el dinero y el prestigio pueden proporcionarles. A cada instante, en los más diversos puntos de la Tierra nacen niños saludables y  otros enfermos, deformes, excepcionales y 

Lo mismo ocurre con la inteligencia, que no es hereditaria, porque muchas luminarias de la ciencia y del intelecto eran y  son hijos de padres comunes y hasta así mismo poco inteligentes, en cuanto padres de gran capacidad mental han generado hijos limitados.

¿Y nos preguntamos entonces a nosotros mismos por que tantas y tan dolorosas diferencias entre los hijos de un mismo Padre? Si nosotros, humanos y  falibles, no seríamos capaces de actos tan injustos o malos para con nuestros hijos, como podría Dios, siendo omnipotente, justo, sabio y  perfecto, demostrar tanta incompetencia, injusticia y  perversidad?

Mas  nuestra razón nos dice que no puede ser...  tiene que haber otras explicaciones, caso contrario, dejaríamos de cree en El y  en esa descreencia sufrimos el gran vacío que,  la fuga de la fe deja dentro de nosotros. La  criatura sin fe es como la lámpara apagada, en medio de la  oscuridad nocturna.

Mas, felizmente, siempre llega el día en que tomamos conocimiento de la reencarnación y  de las leyes de causa y  efecto o acción y  reacción, que los orientales llaman karma.

Ese conocimiento entonces nos coloca de bien con la existencia y  comenzamos a ver a  Dios, el universo y  los mecanismos de la vida bajo nueva luz.

Comprendemos, así, que ya vivimos muchas y  muchas existencias en la materia, que somos el resultado de lo que fuimos e hicimos en nuestras vidas pasadas. Entendemos también que Dios no es el responsable por  nuestras buenas o malas inclinaciones, por nuestra inteligencia y  aptitudes, enfermedades o sufrimientos. Los responsables somos nosotros mismos, por la manera como vivenciamos nuestras existencias pasadas, así como también la presente.

Todo lo que fuimos se refleja en nuestra vida actual. Es  la ley del retorno que nos devuelve por las manos de la justicia divina, todo lo que hicimos en el pasado distante o próximo. La siembra es libre, más la cosecha es obligatoria.
limitados; en cuanto una parte de la humanidad ya  nace con inclinaciones buenas, dignas y  honestas, otra demuestra desde la más tierna infancia tendencias hacia el hurto, la mentira, la hipocresía, la crueldad, la perversidad etc.

sábado, 13 de abril de 2013

Francisco Candido Xavier y Waldo Viera - Sexo y destino

Sinopsis:
De André Luiz a través de la psicografía de los médiums Francisco Cándido Xavier y Waldo Vieira.

...Cuando abandonamos el vestido físico, habitualmente imaginamos el paraíso que las religiones nos presentan más allá de la muerte. Soñamos con el apaci­gua­miento integral de los sentidos, con el acceso a una alegría inefable que nos haga olvidar todo recuerdo que suponga una llaga mental. Pero, atravesada la frontera de la ceniza, nos enfrentamos realmente a la responsabilidad inevitable, ante el reen­cuen­tro con nuestra propia conciencia.
Dejamos en la tumba la seca envoltura y transportamos con nosotros a otras esferas, en la misma ficha de identificación personal, los ingredientes espirituales que cultivamos y atrajimos...

Francisco Cándido Xavier - Volví

Sinopsis:
Los umbrales del más allá albergan un recóndito secreto.Sólo a los iluminados y a los videntes les es dado hallar la clave que ayuda a proyectar luz en medio de tan tenebrosa oscuridad.Francisco Cándido Xavier es uno de ellos. Su palabra es un lúcido mensaje proyectado a través de losa años, que estimula a recorrer con la imaginación ese sendero que es la libración.Estas páginas llenas de mensajes significativos, representan un potente estímulo en procura del conocimiento anhelado que todo ser alberga en lo profundo de su espíritu.