Mostrando entradas con la etiqueta Esther Tusquets. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Esther Tusquets. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de abril de 2015

Esther Tusquets - Confesiones de una vieja dama indigna

Continuación de "Habíamos ganado la Guerra". En este libro, Esther Tusquets narraba su vida desde la infancia hasta el fin de sus estudios universitarios; es decir, desde la guerra civil (nació en el 36) hasta los años 60, cuando ella acaba sus estudios universitarios. En "Confesiones de una vieja indigna", narra su vida desde que termina los estudios universitario y empieza con su labor editorial hasta ahora mismo, cuando la autora tiene 73 años, Los años en que inicia su función editorial, creando editorial Lumen, coinciden con la llamada "gauche divine" barcelonesa (grupo cultural en el que se mezclaban arquitectos -Oscar Tusquets, Oriol Bohigas, Jordi Garcés, Cirici Pellicer-, editores jóvenes -Jorge Herralde, Beatriz de Moura- y no tan jóvenes -Carlos Barral, Josep M. Castellet-, poetas -Jaime Gil de Biedma., Carlos Barral-, cineastas de la escuela de Barcelona, periodistas, pintores, etc) y un movimiento cultural y progresista que se opone a la dictadura franquista. Tusquets habla de los autores que conoce y edita (Vargas Llosa, Pablo Neruda, Ana María Matute, Julio Cortázar, Quino, . . . ), la expansión de que empezó como pequeña editorial y el paso de la misma (Lumen) a una multinacional (Randomhouesa Mondadori) cuyas reglas del juego eran otras y acabaron por eliminarla de Lumen. Habla de sus relaciones amorosas, de sus padres, de sus hijos, del envejecer, con la pasmante sinceridad habitual en la autora, hablando de los aspectos positivos y negativos no ya de la personalidad de sus padres o amantes sino de sus propios hijos. Esther Tusquets, a lo largo demuchos años, decía en privado: "Acabaré siendo una vieja dama indigna, haré lo que quiere y diré todo lo que pienso". Este es el sentido del libro: "la vieja dama indigna" dice lo que piensa de todo y de todas las personas (famosas y no famosas) a las que da cabida en estas memorias.

viernes, 22 de marzo de 2013

Esther Tusquets - Habiamos ganado la guerra

Habíamos ganado la guerra supone todo un acontecimiento en el panorama actual de nuestras letras. El libro presenta la burguesía franquista en la Barcelona de los años cuarenta y cincuenta a través de los recuerdos de la autora desde los tres años, edad que contaba cuando las tropas de Franco entraron en Barcelona, hasta los veinte, cuando abandona su militancia en la Falange y toma conciencia de que no pertenece al bando de los vencedores, en cuyo seno se ha educado, sino al que sigue y seguirá luchando por una mayor justicia. Un documento de época desde un punto de vista, el de los vencedores, casi infrecuente en la narrativa española, todo ello descrito con una sinceridad y una valentía inusuales, hacen de este libro una obra polémica y, a la vez, una de las mayores aportaciones de Esther Tusquets a la
literatura española.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Esther Tusquets y Oscar Tusquets - Tiempos que fueron

Memorias de infancia y juventud. Tiempos que fueron es un apasionante relato a dos voces que descubre el mundo literario y personal de Esther y Oscar Tusquets, así como historias familiares desconocidas hasta ahora: la figura del padre, médico metido a regentar el negocio de Seguros familiar, y la madre, una mujer distante y avanzada a su época, el convulso período tras la Guerra Civil española y la Segunda Mundial y los primeros apuntes de la Transición hacia la democracia. La identidad, la familia, la relación entre los hermanos, los mecanismos de la memoria y la reconstrucción del pasado.
Tiempos que fueron es un apasionante relato a dos voces que descubre el mundo literario y personal de Esther y Oscar Tusquets, así como historias familiares desconocidas hasta ahora. Los autores hablan de todas las facetas de su vida, privada, familiar y profesional, con sinceridad y sin tapujos.
«Siempre preví que en este libro a cuatro manos descubriríamos muchas cosas acerca de nosotros dos, pero nunca sospeché que las sorpresas serían tan grandes y que me obligarían a modificar en parte la imagen que tenía de mi propio pasado.» Esther Tusquets.