Mostrando entradas con la etiqueta Emylia Hall. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Emylia Hall. Mostrar todas las entradas

lunes, 7 de julio de 2014

Emylia Hall - Un corazón sin forma alguna


La historia de un primer amor, un paraíso nevado y una terrible tragedia.
Para Hadley Dunn la vida ha transcurrido sin muchos sobresaltos… sin grandes amores, sin pérdidas terribles. Pero eso fue antes de que decidiera pasar un año estudiando en la espléndida ciudad suiza de Lausana, un lugar que parece lleno de promesas. Allí Hadley conoce a Kristina, una hermosa pero reservada chica danesa, con la que establece rápidamente un fuerte vínculo. Hasta que una noche de noviembre, con las primeras nevadas del invierno, llega la tragedia.
Hadley, todavía conmocionada y consumida por la culpa, comienza a apoyarse en la única persona de la que se siente cercana, su profesor de Literatura. Pero, mientras juntos intentan descubrir la verdad de lo que sucedió esa noche, su amistad comienza a entrar en territorio prohibido… hasta que todo se precipita.

viernes, 22 de marzo de 2013

Emylia Hall - El libro de los veranos

A Beth Lowe le han enviado un paquete.En su interior hay una carta informándole de que su madre, a la que hace mucho tiempo que no ve, ha fallecido. También hay un álbum de recortes que le resulta desconocido. Titulado El libro de los veranos, está lleno de fotografías y recuerdos reunidos por su madre para narrar los siete maravillosos veranos de su niñez que Beth pasó en la Hungría más rural.En ese tiempo, tuvo que hacer equilibrios en la cuerda floja entre sus padres, recientemente separados, y entre dos países muy diferentes. Su arrebatadora, aunque imperfecta madre húngara y su amable y reservado padre inglés; la deslumbrante finca de un artista y una casa que se siente vacía en pleno Devon. Esa época tuvo un final desgarrador cuando Beth cumplió los dieciséis. Desde entonces, no se ha permitido pensar en sus años de infancia. Pero la llegada de El libro de los veranos precipita el pasado contra el presente, tan vívido, doloroso y esencial como siempre.