Mostrando entradas con la etiqueta Elizabeth Lapthorne. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Elizabeth Lapthorne. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de abril de 2012

Elizabeth Lapthorne - Saga:Vampiros Montague 1,2

01 Fantasias Ardientes
Clare Rooney trabajaba en la biblioteca de la universidad, y aunque su vida no era exactamente lo que había esperado tampoco se podía quejar. Estaba rodeada de libros to-dos los días y tenía sus fantasías eróticas para mantenerla caliente por la noche. Entonces Clare encontró un tomo en la biblioteca de la Antigua Civilización de los Primeros Vampi-ros y comenzó a entender que el mundo era un poco mayor de lo que creía. No solo eso sino que iba a aparecer algo —o alguien— mucho mejor que sus fantasías.Simeon Montague se sentía incómodo, y era una pena que la mujer de sus fantasías eróticas fuera más apetecible que cualquiera de las señoritas del pub. Cuando Gavreel, su padre, no contactó con Simeon o cualquiera de sus hermanos en dos meses, decidió poner-se en contacto con él y asegurarse de que el anciano no se había metido en ningún problema. Pero cuando Simeon encontró a Clare en la tienda de Gavreel se apareció el extraño potencial de convertir sus fantasías en realidad, y Simeon supo que ambos iban a empezar la cabalgada de su vida.

02 Desesperado y Sin Cita
Bienvenidos al baile inaugural desesperado y sin cita de los Vampiros...
La necesidad de dinero de Dulce en su trabajo de seguridad la llevan al Baile Desesperado y sin cita de los Vampiros. Además, no puede ser duro mirar a un manojo de vampiros, de seres humanos y de otras especies clasificadas rozarse, apretándose y buscando a aquél "adecuado".
 En lugar, ella se encuentra cautivada por un intrigante vampiro, uno que parece hacer llamear sus sentidos y bastante alarmantemente, uno en cuya mente no puede penetrar.
El Príncipe Christopher había decidido ir al baile desesperado y sin cita en un capricho. Él nunca esperaba conocer a la mujer que podría cerrar el círculo de su alma. Mientras que su calor aumentaba dentro de su cuerpo y su legendario control comienza a escurrirse, él está más cercano a ese fino borde del hambre incontrolable.