Mostrando entradas con la etiqueta Elizabeth Haran. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Elizabeth Haran. Mostrar todas las entradas

martes, 22 de noviembre de 2016

Elizabeth Haran - El vuelo del jabiru

Elizabeth Haran, la aclamada autora de El río de la fortuna, vuelve con una nueva aventura ambientada en Australia. Tras seducir a un millón y medio de lectores en Alemania y ser publicada en diez países, Haran se ha convertido en la mejor embajadora a la hora de retratar el continente rojo.

Inglaterra, 1941. Lara Penrose es una joven maestra que es trasladada a un remoto pueblo de Australia como «castigo». Al menos en sus cercanías fluye un idílico río, se dice Lara, pero tal consuelo dura lo que tarda en descubrir que en sus aguas moran cientos de cocodrilos que tienen aterrorizados a los aldeanos. Pronto la joven se involucra en la búsqueda de una solución al problema: un atractivo cazador de cocodrilos cuyo encanto será difícil ignorar…

lunes, 28 de septiembre de 2015

Elizabeth Haran - Susurros en el viento

1845: En la ruta a la Isla Canguro una nave golpea un arrecife oculto durante una tormenta y se sumerge. Solo dos mujeres jovenes sobreviven: Amelia Divine y Sarah Jones. Amelia sufre una mala lesion en la cabeza y pierde su memoria. Ni siquiera puede recordar su nombre. Sarah aprovecha la oportunidad de cambiar su destino y escapa de su futuro sombrio. Esto cambiara la vida de las dos mujeres de forma espectacular.

viernes, 11 de julio de 2014

Elizabeth Haran - Opalos de fuego


Por la autora de El río de la fortuna, con más de un millón de ejemplares vendidos en Alemania.

Una saga inolvidable que te trasladará a los campos de ópalo del Outback australiano.

Inglaterra, 1956. Erin, una joven londinense, deja plantado en el altar a su novio infiel y viaja con su tío a Australia, donde éste comercia con ópalos. Se instalan en la ciudad de Coober Pedy, pero Erin tiene que esforzarse bastante para adaptarse tanto al calor y a la aridez del Outback como a las toscas costumbres que imperan en las minas. Finalmente conoce a Jonathan, un joven inglés buscador de ópalos, que la deja fascinada de inmediato pero que parece ser completamente inalcanzable...

miércoles, 30 de octubre de 2013

Elizabeth Haran - El brillo de la estrella del sur



Inglaterra, 1918. Lyle MacAllister, médico escocés, y Elena, enfermera procedente de una familia italiana, se enamoran mientras trabajan en un hospital durante la Primera Guerra Mundial. Pero Lyle descubre que su ex novia, Millie, está esperando un hijo de él, por lo que se verá obligado a casarse con ella.
Elena, desconsolada, lo acepta, pero al terminar la guerra descubre que también está embarazada de Lyle. A fin de no avergonzar a su familia, mantiene en se¬ creto su embarazo y se casa con Aldo, un italiano con el que emigrará a Australia.
Lo que Elena no sabe es que Lyle ha aceptado un trabajo como médico para los Flying Doctors en el inte¬ rior de Australia, con lo que sus caminos se cruzarán de nuevo y la fuerza del continente rojo los empujará hacia un nuevo e inesperado destino.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Elizabeth Haran - El río de la fortuna

El hotel Overland Corner estaba construido con piedra caliza. Las paredes tenían medio metro de grosor —el aislamiento perfecto para el seco calor veraniego—, y los suelos eran de madera de eucalipto. El día que Mary y Joe Callaghan entraron en el edificio se habían reunido allí casi trescientas mujeres aborígenes para ver a «la compañera blanca» de Joe. Por aquel entonces una mujer blanca era una imagen muy rara y exótica en la zona, y a Mary le irritaba que se montara semejante escándalo alrededor de ella. Además, enseguida advirtió que ser una especie de celebridad también tenía sus inconvenientes, sobre todo cuando las tareas domésticas quedaban sin hacer porque las mujeres de los aborígenes no paraban de llamarla desde la puerta de servicio que daba a la cocina para tocarle el cabello y acariciar su ropa. La región en la que se hallaba el hotel estaba habitada desde hacía miles de años por aborígenes. Levantaron allí sus poblados, construyeron precarios cobertizos y vivían de lo que les daba el río. Al llegar los europeos, las poblaciones autóctonas empezaron a comerciar con el valioso ocre que extraían de las rocas en las inmediaciones. Mary lo utilizaba para embellecer la chimenea del hotel tiñéndola de rojo.