Mostrando entradas con la etiqueta Elisabeth Kübler Ross. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Elisabeth Kübler Ross. Mostrar todas las entradas

jueves, 16 de enero de 2014

Elisabeth Kübler Ross y David Kessler - Lecciones de vida

Este es un libro sobre la vida, escrito por 'expertos' en tanatología. Esto tiene cierto sentido, pues Elisabeth Kübler-Ross siempre había recordado que lo peor del morir es acordarse en el último momento que uno ha olvidado de vivir -o de hacer las cosas que realmente creía importantes... Así pues, este es un ensayo sobre el camino de la vida, pero contemplándolo en espejo desde uno de sus extremos: desde la despedida, desde el final...
Este trabajo está escrito mano a mano entre Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler; por decirlo de algún modo, los texos de los capítulos están redactados conjuntamente, mientras que los ejemplos o casos que se exponen son de ambos autores, mitad y mitad... El motivo es que este es el primer libro que escribió E. Kübler-Ross después de la grave parálisis parcial que la afectó durante los últimos años de su vida, por lo que contó con la colaboración, ayuda y participación de este otro 'profesional' de la tanatología. Podemos decir que Kessler es más formal y menos rebelde que Kübler-Ross, pero que en conjunto se complementan bien.

Por ejemplo, nos relatan que ante un a grave enfermedad nadie 'hecha en falta' haber pasado más tiempo en la oficina, o haber ganado 'más dinero' en caso de que tenían suficiente para vivir; en su lugar, sí que se recuerdan los buenos momentos de la vida: el tiempo libre que pasaron con la familia o bien con los amigos, por ejemplo. O preguntas del tipo: '¿Hice realmente lo que quería o anelaba hacer, o más bien asumí un papel establecido para obtener así más seguridad?'. Estos y otros temas, indicados en el índice del libro (ver más abajo), se van desarrollando a partir de las perspectivas de los autores, de su labor en el campo de la tanatología y diversos casos relatados por sus propios pacientes.
Si bien un libro 'nunca' puede sustituir la experiencia o vivencia de la persona por el camino de la vida, este ensayo puede ser un buen punto de referencia y de reflexión para 'sacar a la luz' aspectos y pensamientos de nosotros mismos a los que habitualmente prestamos poca atención, o bien 'postergamos' para más adelante...
Y para finalizar, recordar una ingeniosa frase de Nietzsche: «Mi doctrina es: vive de tal manera que desees volver a vivir nuevamente -esta es tu obligación-, puesto que en cualquier caso volverás a vivir de nuevo!».
La estructura del libro está formada por 'capítulos' en los que se exponen diferentes aspectos de la vida, contemplándolos en cierta manera desde el final de la misma: ¿Qué es lo que hice bien? ¿En qué no me esforcé lo suficiente? ¿Qué aprendí? ¿Qué me olvidé de hacer? ¿Que hay de 'auténtico' en mi pero que no me atreví a desarrollar? En cada capítulo se entrelazan los pensamientos y perspectivas de los autores, a los que se van intercalando 'ejemplos' y casos de lo vivido por ambos a lo largo de sus carreras en el campo de la tanatología.

domingo, 21 de abril de 2013

Elisabeth Kübler Ross - Los niños y la muerte

Sinopsis:
 Los niños y la muerte está basada en la década en que la doctora Elisabeth Kübler-Ross trabajó exclusivamente con niños, y ofrece a las familias de niños enfermos o ya fallecidos la ayuda y la esperanza necesarias para sobrevivir. En un lenguaje sencillo y cálido, Kübler-Ross nos habla de los miedos, las dudas, la confusión y la angustia de aquellos padres confrontados con una enfermedad terminal o con la muerte súbita de un hijo.

Elísabeth Kübler Ross - La rueda de la vida

Sinopsis:
    Este libro es el último que escribió Elisabeth Kübler-Ross. Es una especie de autobiografía y también el testamento vital de la autora. Arranca con su primera infancia, en la Suiza natal, y sigue narrando su juventud, la determinación de estudiar medicina y los hechos que a ello la condujeron, su viaje a Polonia después de la Segunda Guerra Mundial, su matrimonio con un estadounidense y el traslado a los EE.UU., su labor con enfermos mentales y su posterior entrada en el mundo de la tanatología -disciplina y estudio que ella misma contribuyó a edificar. Así pues, este libro viene a trazar una especie de arco que abarca la vida entera de esta fascinante figura.
    Pero este libro no es una autobiografía strictu-sensu. Más bien deberíamos considerar que es un repaso y un retorno a los hechos, impresiones y emociones que determinaron el camino de esta excepcional mujer, que acabó por reabrir un tema que era tabú para nuestra sociedad: el momento del tránsito, la muerte, el despedirse de este mundo, de los seres queridos -para adentrarse de nuevo en lo desconocido, en un salto a una dimensión de trascendencia. Así pues, podríamos decir que en este libro se fusionan la biografía personal con su vocación profesional, su mensaje de que la 'muerte no existe', que la existencia continúa en otro plano de la realidad, la importancia de despedirse de los seres queridos al finalizar este 'corto' trayecto por la existencia en forma humana; la necesidad de no 'esconder la muerte debajo de la alfombra', y de aceptarla y reconocerla como una parte natural de la existencia humana.
    Por lo demás, este no es un libro que trate sólo de tanatología. Con su fascinante lectura nos adentramos a las meditaciones de la autora con respecto a la práctica médica, comparando su labor como médica rural en su juventud con la mecanización que ha sufrido en la actualidad, con todo el automatismo y parte comercial que la rodea; acompañamos a Kübler-Ross en su labor como psiquiatra, durante la cual logró más avances tratando a los enfermos como seres humanos, escuchándolos, que todos los otros psiquiatras juntos aplicando teoremas y hipótesis postuladas en voluminosos tratados de psicología; nos encontramos ante la arteriosclerosis de las religiones institucionalizadas ante el fenómeno del tránsito; o ante la flagrante negación de la medicina oficial ante la existencia de la muerte. Pero como el vivir y el morir son hechos inseparables, este libro también es una investigación sobre el fenómeno de la vida: sobre el significado de la encarnación en la vida humana, sobre la potencialidad de la existencia y la importancia de vivir plenamente; sobre la búsqueda del significado de la existencia individual, sobre el peligro de dar demasiado poder a los maestros espirituales, sobre la ecología y el respeto al planeta. Sobre el vivir sinceramente para morir plenamente.

lunes, 15 de abril de 2013

Elisabeth Kübler Ross - Sobre la muerte y los moribundos

Sinopsis:
Negar la muerte como hecho individual o social (con mecanismos del tipo «ya me preocuparé cuando sea necesario») tiene una importante consecuencia: la falta de preparación psicológica cuando se presenta el trance; especialmente en el paciente, pero también en los allegados o el equipo que lo atiende.
Sobre la muerte y los moribundos cubre esta carencia. A través de la identificación y comprensión de los sentimientos -ira, negación, aceptación...- de los moribundos, esta obra muestra cómo controlar dicas emociones y cómo transformar las actitudes para aliviar el sufrimiento psicológico. Por ello, este libro es no solo indispensable para profesionales de la sanidad y psicólogos, sino también para todas las personas que deseen abordar su futuro con responsabilidad.

Elisabeth Kübler Ross - La muerte un amanecer

Sinopsis:
 Morir es trasladarse a una casa más bella, «se trata sencillamente de abandonar el cuerpo físico como la mariposa abandona su capullo de seda.» Las experiencias científicas de la doctora Kübler-Ross , permiten confirma que la muerte es un pasaje hacia otra forma de vida. Nos hace comprender que la experiencia de la muerte es casi idéntica a la del nacimiento, puesto que se trata del inicio de otra existencia, el paso a un nuevo estado de conciencia en el que se continúa experimentando, viendo y oyendo, comprendiendo y riendo, y en el que se tiene la posibilidad de continuar el crecimiento espiritual. Gracias a ella sabemos que una luz brilla al final, y que a medida que nos aproximamos a esa luz, más blanca, de una claridad absoluta, nos sentimos llenos del amor más grande, indescriptible e incondicional que podamos imaginar.