Mostrando entradas con la etiqueta Eduardo Mendicutti. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Eduardo Mendicutti. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de mayo de 2014

Eduardo Mendicutti - Otra vida para vivirla contigo


Una novela cómica y desgarrada, sincera y contemporánea: La ley del deseo de nuestros días. Eduardo Mendicutti es uno de los nombres de la narrativa española más consolidados y queridos por todo tipo de lectores. Ofrece en una misma historia grandes dosis de humor, de ternura y de cotidianeidad, todo ello con un exquisito dominio de la lengua. El autor colabora habitualmente en medios impresos y, más esporádicamente, en radio y televisión. Esta novela cuenta la relación entre un joven concejal de La Algaida (Cádiz), brillante, combativo y vitalista, y un maduro escritor que vive en Madrid. Una relación que surge entre encuentros y desencuentros ocasionales, pero que crece y se complica a través de mensajes, correos electrónicos, cartas y whatsapps, que los dos amantes se escriben para estar seguros de su sentimientos. Así, la historia de seducción, que empieza como un juego atrevido y disparatado, acaba convirtiéndose en una desgarrada historia de amor que da su verdadera medida en cuanto aparece no sólo un novio anterior, sino también un inesperado compromiso matrimonial. «Mendicutti es la reserva moral de la ironía y el humorismo en la literatura española…»

domingo, 2 de febrero de 2014

Eduardo Mendicutti - El beso del cosaco

Tras más de sesenta años de ausencia, Elsa Medina Osorio aparece un día en La Desembocadura, el viejo caserón familiar, que reconoce enseguida por un inconfundible olor a papas con alcauciles y al que vuelve con la intención de celebrar una gran fiesta sólo tras la cual podrá morir feliz. Tal vez ese olor, tal vez su poderosa fantasía, tal vez las historiadas cartas de su hermana Magdalena, tal vez la lejanía ejercen en Elsa el mágico poder de resucitar incluso a los muertos, sobre todo a aquellos que habían sucumbido al beso del enigmático Vladimir el Cosaco.