Mostrando entradas con la etiqueta Debra Lee Brown. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Debra Lee Brown. Mostrar todas las entradas

viernes, 7 de marzo de 2014

Debra Lee Brown - Corazón de hielo

La fotógrafa neoyorkina Wendy Walters había acudido a Alaska en busca de paz y tranquilidad, y también para conseguir fotografiar a un raro caribú. Nada ni nadie iba a detenerla. Ni siquiera el hombre más sexy de Alaska. Aunque con sólo ver a aquel guardabosque, la temperatura de Wendy subió hasta límites insospechados. Pero el estoico Joe no tenía la menor intención de permitir que aquella urbanita pusiera en peligro su reserva de animales... o su libido.
¡Tenía que marcharse cuanto antes!
Cuando aquel derrumbamiento los dejó aislados en mitad de la naturaleza, no les quedó otra alternativa que luchar juntos. ¿Conseguirían llegar a la civilización antes de que el deseo se apoderara de ellos?

martes, 4 de marzo de 2014

Debra Lee Brown - Serie Mackintosh 01 -Corazon Herido





Gilchrist MacKintosh jefe del Clan Davidson sabe que solo podrá consolidar su posición casándose con una mujer del clan...y cuanto antes mejor. Pero conoce a Rachel una desconocida que padece amnesia...y las cosas se complican...

sábado, 23 de noviembre de 2013

Debra Lee Brown - Serie Mackintosh 03 - El corazón de un rebelde

Conall Mackintosh tenía buen ojo para las mujeres y el corazón puesto en los viajes. Cuando su señor le propuso la misión de firmar un acuerdo comercial con el clan Dunbar, el aventurero no pudo decirle que no ni a su hermano ni a la recompensa que obtendría por un trabajo bien hecho. A orillas del lago Drurie, Conall conoció al “señor” del clan Dunbar, una muchacha descarada de cabellera rojiza y falda remangada por la rodilla. Mairi Dunbar había cuidado bien de su gente tras la muerte de su padre. No era ninguna boba, y podía hacer un trato con el clan Mackintosh perfectamente, aunque Conall no sabía si besarla o estrangularla. Lo cierto era que cuando el gran viajero se miró en sus ojos, descubrió algo que no había visto en ningún lugar del mundo...