Mostrando entradas con la etiqueta Dalia M. Perez Veloz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Dalia M. Perez Veloz. Mostrar todas las entradas

martes, 18 de agosto de 2015

Dalia M. Perez Veloz - Estirpe de Mujeres

Novela costumbrista cubana, que se desarrolla en el Camaguey de mediados del Siglo XIX. Ligera, fresca, para disfrutar. En el Camagüey de mediados del Siglo XIX tres jóvenes camagüeyanas se enamoran y embarazan de Arturo Fernández, un joven médico que regresa a Cuba, después de varios años de estudios en España… Ellas son:
Joaquina, una jovencita perteneciente a la aristocracia camagüeyana, casada recientemente con Gumersindo Alcántara…
Filomena, hija bastarda de Gumersindo Alcántara, con una esclava de su propiedad…
Y Rosa Guzmán, poco agraciada joven de la localidad, cuasi solterona, pero riquísima heredera. Los padres de Arturo organizan todo para facilitar la boda del joven médico con la apetecible heredera y los casan rápidamente, para evitar se haga visible el embarazo de Rosa…
Cada una de estas tres mujeres dio a luz una niña…
Joaquina muere en el parto…
Rosa permanece casada en un matrimonio sin amor, que la consume… Los celos la impulsaran a cometer una locura…
Filomena??????
Esas tres niñas son el resultado de amores y desamores, pero lograrán siempre mantenerse unidas, junto a las hijas que nacerán de ellas… Se verán envueltas en la Guerra de Independencia cubana, en emigraciones y viajes y retornos sucesivos, de Cuba a Europa… de Europa a Cuba… en amores frustrados... en uniones consensuales… en pesares y alegrías… en separaciones y reencuentros… generación tras generación, manteniendo como base común, el amor por su tierra, la ardiente sensualidad de su Isla, y sobre todo, el amor y el respeto por los lazos sanguíneos.
Los avatares de estas mujeres en la Cuba Republicana, no terminarían, ni con el advenimiento de la Revolución. Sin embargo, la Revolución, marcará sus vidas…
Ni la emigración, Ni grandes amores - algunos por cierto, increíbles - ni los infortunios, ni los sufrimientos, hará flaquear la decisión de no dejarse vencer por la adversidad…
El final permitirá al lector imaginar su escenario preferido…