Mostrando entradas con la etiqueta Carlos Fisas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carlos Fisas. Mostrar todas las entradas

miércoles, 15 de octubre de 2014

Carlos Fisas - Intimidades De La Historia

Reunión de curiosidades de la vida y las costumbres de diversas épocas y personajes junto con anécdotas sobre su personalidad. Sus fuentes son Un viaje por España, de La condesa de D`Aulnoy y otros historiadores de la época.

martes, 19 de agosto de 2014

Carlos Fisas - Historias De La Historia - Segunda serie

¿Quién inventó el sostén? ¿Quién fue Juliano el Apóstata? ¿Como y qué recetaban los médicos en pasados tiempos? ¿El general Pavía entró en el Congreso a caballo? ¿Existió un papa que era mujer? ¿Como y qué comían los reyes de España?... En este libro se contestan están y otras preguntas que se le han formulado al autor a lo largo de los años.

miércoles, 10 de julio de 2013

Carlos Fisas - Historias de reyes y reinas

«De tal manera atormentaban al emperador Carlos I de España los progresos de la Reforma y los dolores reumáticos que sentía que más de una vez le oyeron lamentarse de esta manera: »—¡Qué bien dormiría yo sin Lutero y sin la gota!» «A Felipe II se le proponía con gran empeño para su nombramiento de obispo a un eclesiástico de noble casa pero de vida deshonesta, ya que se comentaba que tenía varios hijos. El rey desechó la propuesta diciendo: »—Si le hiciéramos obispo, precisaríamos saber primero cuál de los hijos había de heredar el obispado del padre.» «Se cuenta que durante una corrida de toros en la que rejoneaba el conde de Villamediana (personaje guapo y rico al que se le atribuían amores con la reina), doña Isabel dijo a su esposo, Felipe IV: »—Qué bien pica el conde. »A lo que el rey respondió: »—Pica bien, pero muy alto.» «Un día, Carlos II el Hechizado anunció que había consumado el matrimonio y se permitió bromas sobre el hecho. Pero el heredero no llegaba. Se culpó a la reina María Luisa de estéril. Probaron entonces el remedio sobrenatural y llovieron estampas, novenas y reliquias. Pero, con muy buen sentido, la reina dijo a su amiga, la embajadora de Francia: »—¿Creéis verdaderamente que esto es cuestión de rogativas