Mostrando entradas con la etiqueta Begoña Santos Cortizo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Begoña Santos Cortizo. Mostrar todas las entradas

domingo, 4 de diciembre de 2016

Begoña Santos Cortizo - Trilogía Gallaecia 1,2,3

 01 - El Esclavo
 La vida de Sainza comenzaba a encauzarse,comenzaba a sentirse parte del castro de Elviña, comenzaba a experimentar los primeros coletazos de la pasión..., hasta que un día una tormenta llamada Sigurd surgió del mar arrasando todo lo que había conseguido, llevándola al terror y a la desolación, a la ira y casi a la muerte.
Sigurd se convirtió en esclavo y aceptó su condición y las humillaciones que ésta conllevaba porque pronto se vería recompensado con la venganza. Hasta entonces protegería su corazón de una castrexa obstinada en arrancarle la piel y la cordura.
¿Y Sainza?, podría aquella muchacha de Gallaecia derrotar al mal proveniente del Norte, podría Hispania contener el ansía de conquista de los vikingos, que en el siglo IX d.c. asolaron la costa gallega y todo lo que encontraron en su camino hasta alcanzar las entrañas de esa tierra allá donde los tres ríos se cruzan en los dominios del castro Candáz...

02 - Vicus
En una, todavía, cultura castrexa que cabalgaba sobre las ruinas del mundo romano y se encontraba ya embutida en la Alta Edad Media, descubrimos a nuestros protagonistas que comienzan su aventura como meros peones para convertirse en personajes de la alta nobleza de Gallaecia.
Si él es un guerrero formidable, ella es una formidable castrexa sin ninguna intención de permitir que el amor la convierta en una simple espectadora de su vida, sobre todo cuando corre continuados peligros en la emocionante existencia del siglo IX en Gallaecia.
Pero Aidan no permitirá que su mujer lo desobedezca y ponga en riesgo sus vidas por el simple capricho de una niña consentida sin ningún tipo de sentido común. Él nunca poseyó riqueza alguna y no perdería a Ilduara por nada del mundo, ¿o sí?
En cualquier caso, Aidan e Ilduara atravesarán el ataque vikingo del año 844, viajarán a las terras de Lucus y de allí a la corte del rey en Oveto, sin lograr librarse de sus desavenencias.
Tal vez no exista un futuro para semejante pareja. Tal vez una mujer debería huir en lugar de enfrentarse a su enemigo y derrotarlo. O quizá un guerrero debería considerarse afortunado de poseer una mujer que sea su igual. Habrá que esperar a descubrirlo leyendo Vicus.
 
03 - Un guerrero expuesto
Margarita sólo aspiraba a tener una familia y a vivir en paz. Sin embargo la paz en el siglo IX d.c. en Gallaecia se veía supeditada a los ataques de los moros, de los norman y de los distintos nobles hispanos que codiciaban los bienes de unos y de otros. Por todo esto Margarita decidió que jamás sería una carga para su hermano, por eso había aprendido las artes de la guerra y por eso se creía a salvo de sus enemigos.

Pero la realidad la alcanzó con un ataque infringido en su propio lecho a manos de un guerrero escocés invitado de su señor-hermano en el castillo de Doiras, su hogar hasta ese triste suceso.

Ricardo no se había propuesto salir de Hispania unido en matrimonio con nadie. Margarita sólo había deseado la muerte de Ricardo. Sin embargo sus corazones envenenados por el odio y la venganza los unieron en santo matrimonio y a partir de ahí deberán sufrir las consecuencias de sus actos.

La fuerte personalidad de la muchacha no se vio abatida por la desgracia sino que se creció en ella. Como resultado su venganza la llevó a un matrimonio forzado y a encontrarse de pronto en un mundo mucho más inestable que el suyo: Britania.

En esta historia nos encontramos bajo el reinado de uno de los reyes de Hispania más carismático, y bajo la presión de los moros con sus razias mientras que Britania se encuentra luchando por arrancarle parte de su poder a los vikingos que tenían en aquellos tiempos en sus tierras conquistadas y colonizadas.