Mostrando entradas con la etiqueta Annie Burrows. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Annie Burrows. Mostrar todas las entradas

domingo, 23 de octubre de 2016

Annie Burrows - Serie Familia Fawley 1,2


01 - Unidos por el Azar
Ella era realmente inocente

Temerosa del matrimonio que le iba a ser impuesto con un hombre conocido por su crueldad, Heloise Bergeron recurrió a la piedad de Charles Fawley, conde de Walton. Él se sentía atraído por la hermana de ella, más joven y hermosa, pero tras su rechazo, aceptó la proposición de Heloise. Al regresar a Inglaterra con su esposa de conveniencia, descubrió que despertaba en él un deseo de lo más inconveniente, sin embargo ella era realmente virginal.







02 - La inocente esposa del Capitan Fawley
Con cicatrices de guerra, el capitán Robert Fawley no tenía ninguna esperanza de que las mujeres todavía le encontraran atractivo. Ninguna querría consentir en casarse con él – excepto – tal vez, la señorita Deborah Gillies, una mujer con tan poca fortuna que un matrimonio de conveniencia podría ayudar a mejorar sus circunstancias.

La poco atractiva y algo tímida, Deborah, aceptó su práctica propuesta – porque estaba a medio camino de enamorarse de él. Tan distante como era Robert, sin embargo, ¿podía tener la esperanza de llegar a su protegido corazón?

domingo, 29 de septiembre de 2013

Annie Burrrows - No confies en un libertino


Su fama de libertino era de sobra conocida… Se rumoreaba que lord Deben, que necesitaba un heredero y era el libertino más afamado e impenitente de Londres, se había olvidado de su predilección por las amantes casadas y estaba dedicando toda su atencion a seducir a jóvenes inocentes y virtuosas. Sin embargo, si lord Deben creía que Henrietta Gibson iba a acudir al chasquido de sus dedos, estaba muy equivocado. Ella sabía perfectamente por qué tenía que eludir a caballeros de su reputación: Si la tocaba una sola vez con sus labios, no podría mirar a otro hombre. Si sus diestros dedos le rozaban el borde del escote, se derretiría en sus brazos. Además, bastaría que uno de los mil rumores fuese cierto para saber que nunca jamás podría confiar en un libertino...