Mostrando entradas con la etiqueta Anne Zouroudi. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Anne Zouroudi. Mostrar todas las entradas

miércoles, 3 de julio de 2013

Anne Zouroudi - Serie Hermes Diaktoros 01 y 02

01 - El Mensajero De Atenas
Thiminos es una pequeña isla griega perdida en las azules aguas del mar Egeo. Durante una bella jornada de primavera, la joven Irini Asimakopoulos es hallada muerta a los pies de un acantilado. A ojos de la policía local, no hay ninguna duda: es un accidente. Caso cerrado. Sin embargo, un desconocido procedente de Atenas se traslada a Thiminos para reabrir el caso. A medida que avanzan sus investigaciones, la isla revela su verdadero semblante: los inviernos son eternos y la vida allí es monótona y cruel. Nada es lo que parece. Pero también los habitantes de la isla empiezan a preguntarse quién es ese hombre que parece conocer los más recónditos detalles de todo lo que ha ocurrido en la isla desde hace décadas.


Cui, Mony, una recomendación imparable... me tuve que enganchar con la segunda...


02 - El Pecado De Midas
«Siete islas: siete pecados capitales. En El mensajero de Atenas fue la lujuria; en El pecado de Midas, la avaricia»
Durante más de medio siglo, el viejo apicultor Gabrilis Kaloyeros ha custodiado las hermosas ruinas del Templo de Apolo. Pero la especulación inmobiliaria incrementa el valor de la tierra y alguien lo convence -a través de medios poco honrados- para que renuncie a su propiedad. Pocas horas después muere de manera violenta.
Cuando Hermes Diaktoros encuentra el cuerpo maltrecho de su amigo en una cuneta, la policía lo considera el principal sospechoso. Sin embargo, son los promotores más codiciosos que amenazan los antiguos yacimientos de la isla de Arcadia quienes resultarían más beneficiados con la muerte de Gabrilis. Hermes decide vengar a su viejo amigo y encontrar al verdadero culpable, aunque sus métodos son, como siempre, poco ortodoxos...
«Los lectores están de suerte: ¡aún quedan cinco pecados! Hermes Diaktoros es un verdadero placer. »