Mostrando entradas con la etiqueta Ana Martinez de la Riva Molina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ana Martinez de la Riva Molina. Mostrar todas las entradas

sábado, 22 de febrero de 2014

Ana Martinez de la Riva Molina - Iona


No comprendo por qué mis padres me pusieron el nombre de Iona, como si fuera una joya, delicada, suave, una florecilla indefensa… Nada más lejos de la realidad, me encanta investigar crímenes sin resolver. Cada día voy a Bond Street en busca de noticias sobre casos que han sido archivados por no tener pruebas suficientes para capturar al asesino.


Tengo un amigo desde la infancia, que está dentro del departamento de investigación. Él me deja durante varios días documentos clasificados que no han sido solucionados, para que los analice y estudie.


Edmund, es un buen hombre, creo que siempre ha estado algo enamorado de mí y por eso me complace en todo lo que le pido. En estos tiempos una señorita de bien, es impensable que se dedique con a hinco a intentar resolver incógnitas a las que nadie ha podido llegar, ni los más sesudos investigadores de Scotland Yard.


Es algo de lo que no hablo con nadie. Ni siquiera mi propia familia sería capaz de entenderme. Vivo en una gran casa victoriana en Londres cerca de Central Park, mi padre es uno de los lores que está en la cámara de los comunes. Es un Conde muy respetado, aunque su titulo le otorga privilegios, es bastante liberal y promueve muchas mejoras e igualdad de condiciones para todos los trabajadores. Es un buen hombre, pero tiene muchos enemigos, que desean continuar con todos sus privilegios sin perder ni uno solo y ser superiores a los demás por cuna y no por sus logros personales o académicos.


Mi madre, se dedica exclusivamente a su jardín, tanto en verano como en invierno. Tenemos un hermoso invernadero, que hizo construir mi padre en los terrenos colindantes a la mansión, nada más casarse con la dulce y delicada Ann. Ella si que es una flor preciosa, menudita, tan frágil que con un soplo de aire se la podían llevar. Es muy cariñosa y amable con todo el servicio doméstico y nuestras amistades, la adoran por su comprensión y el afecto con que trata a todos los seres humanos. Mi padre está loco por ella y el sentimiento, es reciproco, se complementan, están tan unidos que a veces pienso que yo he nacido para incordiarlos.


viernes, 17 de enero de 2014

Ana Martinez de la Riva Molina - El sonido más hermoso


El cielo estaba muy plomizo, dentro de poco descargaría una tormenta. Quedaban todavía unas mesas por limpiar. Mi turno en el restaurante estaba finalizando. Todos los comensales y el dueño se habían marchado. Intenté recoger lo más aprisa que pude. Hoy no había llevado paraguas y el camino hasta la habitación donde me alojaba se encontraba muy retirado de mi trabajo. 
Mis padres hacía dos meses que se habían separado. 
Siempre fui una niña muy silenciosa y jamás les di ninguna preocupación. 
He nacido hace diecisiete años con una imperfección en mi cerebro. Mi mente está llena de notas musicales. Dentro de mi cabeza suenan un sin fin de melodías.

Así comienza el libro de Ana Martínez, acercándonos unos maravillosos relatos románticos y fantásticos.