Mostrando entradas con la etiqueta Alfonso Romero. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alfonso Romero. Mostrar todas las entradas

sábado, 24 de enero de 2015

Alfonso Romero - Trilogía Marina 01,02,03

01 - Oceanos de gloria
Año 1771. Inglaterra ha lanzado su desafío en los mares apoderándose de Menorca y Gibraltar, y amenazando la seguridad del todavía inmenso Imperio ultramarino. Ningún rincón de la monarquía española está a salvo de sus cañones. En este marco grandioso y temible transcurre la historia del navío de línea Fénix y de Ismael Gutiérrez, uno de sus cabos de cañón. De forma involuntaria, Ismael se erige en espectador de una gran intriga, donde nada se sabe pero todo se sospecha. En este contexto, nuestro protagonista lucha y se enamora, al tiempo que se adentra en el mundo de la América hispana: familiar y extraño al unísono, mágico y ebrio de luces y aromas exóticos. Al final todo explota a su alrededor y el azar pone el destino del amor y de España en sus encallecidas manos.



02 - El sueño perdido
La vida transcurría apacible en el pequeño pueblecito de San Antonio del Mar, en la soleada costa de Andalucía. Como cada día los pescadores salieron a faenar, ignorantes de la tragedia que se cernía sobre sus vidas. Durante su ausencia, San Antonio es arrasado por feroces piratas llegados a bordo de un gran galeón negro. Apenas hay supervivientes.
La tremenda desesperación de los pescadores se muestra enseguida insoportable, y el único alivio es la decisión de tomar venganza. Al hilo de esta trama, los protagonistas de la historia van viviendo una extraordinaria odisea, en la que a pesar de todo, aún quedará sitio, entre tanta oscuridad y tantos sueños perdidos, para el amor y la esperanza, y será a lo largo y ancho de los siete mares donde ese señuelo de felicidad vaya por fin cobrando forma y devolviendo la luz allí donde sólo habitaban sombras.


03 - Marino de España
España, siglo XVI. Es tiempo de conflictos europeos, de arriesgadas aventuras coloniales, de inacabable guerra contra el Turco: frentes y más frentes que los súbditos de su Majestad Católica, deslumbrados por el fulgor de la gloria, no vacilan en cubrir a cambio de una mísera paga y la esperanza de un buen nombramiento. Acudiendo solícito a la llamada de las armas encontramos a José de Talavera, arriscado joven de la Montaña cuyo destino no estará en la tierra sino en el mar: el mismo piélago azul al que dedicara sus sueños de la infancia, el mismo también que, agradecido, le irá elevando con imparable entusiasmo hasta las más altas cumbres de la fama y el honor. Pero don José de Talavera, el mejor capitán de mar del rey de España, un héroe para muchos, no sólo posee las virtudes de la España de la época sino también esos defectos llamados a atraer sobre ella las sombrías nubes de la decadencia. Su espíritu de marino, valiente y leal como pocos, es a la vez en exceso apasionado hasta el punto de embarcarle en una última lucha, más cruenta y difícil de ganar que ninguna otra al ser él mismo, su propio corazón, el enemigo a batir.