Mostrando entradas con la etiqueta Alfonso Mateo Sagasta. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alfonso Mateo Sagasta. Mostrar todas las entradas

viernes, 31 de octubre de 2014

Alfonso Mateo-Sagasta - El reino de los hombres sin amor

En la España del siglo de Oro, codicia, corrupción, estafa y asesinato han invadido un reino gobernado por tres viudos y un fraile. Entre tanto hombre sin amor, apenas queda sitio para un hombre honrado.
Una doble boda real y un azaroso viaje sirven de telón de fondo para esta aventura de caballeros despechados, damas enamoradas, aunque no bobas, y metales preciosos que unos y otras desean sobre todas las cosas.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Alfonso Mateo-Sagasta - El olor de las especias

Sinopsis:
Febrero de 962. Asur, Munnio, Gundisalvo y Mudarra, acaballeros cillanos de Castilla, persiguen a la partida de leoneses que les ha robado un rebaño. Tras recuperar parte del botín, cometen un grave error: ejecutan al cabecilla de la algara, un conocido conde de la frontera. Condenados a un castigo ejemplar por el rey Sancho, los villanos solicitan la protección de Fernán González. El autor pinta el colorico cuadro de una península ibérica habitada por cristianos, judíos y árabes.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Alfonso Mateo-Sagasta - Caminarás con el sol

Sinopsis:
En noviembre de 1536, el gobernador de Guatemala informó aliviado de la muerte de Gonzalo Guerrero, el español que llevaba años creando problemas a los conquistadores en las selvas del Yucatán. Pero, ¿quién era ese personaje singular, que al frente de un ejército maya había cruzado el golfo de Honduras para luchar contra quienes habían sido sus compatriotas?
Dos décadas antes, una carabela naufragó al sur de Jamaica y el mar empujó a los supervivientes hacia la costa de una tierra desconocida donde fueron capturados y esclavizados por una partida de guerreros. Ocho años más tarde, solo dos de aquellos hombres seguían con vida: Jerónimo de Aguilar que, llegado el momento, no dudó en incorporarse al ejército de Hernán Cortés; y Gonzalo Guerrero, quien, pese a intuir su destino, decidió permanecer hasta el final al lado de aquellos que lo habían esclavizado.
¿Traidor o héroe? Tal vez fuera ambas cosas, o quizás solo un hombre capaz de mirar con otros ojos el convulso mundo que le rodeaba.