Mostrando entradas con la etiqueta Adrian McKinty. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Adrian McKinty. Mostrar todas las entradas

domingo, 21 de septiembre de 2014

Adrian McKinty - Serie Sean Duffy 02 - Oigo sirenas en la calle

El inspector Sean Duffy y el dectective McCrabban se dirigen a una nave industrial, les han avisado porque se ha encontrado un rastro de sangre. Ya en la nave se ponen con la investigación del rastro de sangre que les lleva hasta una maleta donde encuentran el tronco de un hombre.
Duffy comienza la investigación y después de algunas pesquisas descubre que el muerto es William O’Rourke, un estadounidense que trabaja para los servicios secretos del Tesoro. Cuanto más avanza en el esclarecimiento del caso más trabas se va encontrando, desde el inspector jefe Brennan, su superior directo, hasta el cónsul de los Estados Unidos en Irlanda del Norte le ordenan que deje el caso.
Como es natural Sean Duffy hace caso omiso de las ordenes de sus superiores y de una forma disimulada continúa con la tarea de descubrir al asesino de O’Rourke. El empeño que tiene llega tan lejos como para viajar con su dinero y en sus vacaciones a Estados Unidos para esclarecer las pistas que le llevan hasta allí. De Estados Unidos vuelve muy perjudicado, después de pasar por el hospital, y avisado para que deje definitivamente el caso. Hay intereses políticos y económicos tanto en Irlanda del Norte como al otro lado del Atlántico para que no se remueva la muerte de O’Rourke.
La investigación avanza lentamente por los obstáculos que se encuentran Duffy y McCrabban y porque tienen que compartir el tiempo con trabajos de antiterrorismo y antidisturbios. La acción se desarrolla en el año 1982, unas fechas en las que el terrorismo del IRA en Irlanda del Norte era muy virulento, consideraban que vivían en una guerra civil entre católicos independentistas y protestantes unionistas.
Adrian McKinty emplea en esta novela el mismo estilo de narración que en su anterior libro, Cold cold ground. Un estilo sencillo y ágil de leer que recrea un ambiente asfixiante. La gente vive entre una extrema violencia y lo peor es que ya tienen la conciencia endurecida y las esperanzas de paz perdidas. En medio de este ambiente la investigación va dando sus frutos poco a poco y con giros que nos engancharán a la lectura por lo sorprendentes que son. En esta ocasión me ha parecido más importante y se me ha quedado más en la memoria la realidad social con sus implicaciones políticas y económicas que la muerte de O’Rourke. Me ha parecido especialmente inquietante la trama económica que nos plantea McKinty, no importa cómo lo que importa es tener a la gente callada, sin protestar.
El personaje de Sean Duffy, el mismo que en su anterior libro, resulta especialmente dramático por ser católico irlandés y policía que lucha contra el terrorismo del IRA, aunque no deja pasar los crímenes de los unionistas. El resto de personajes están descritos de una forma más somera, casi como simples acompañantes de Duffy, que es el que soporta lo grueso del argumento.
Una lectura apasionante que nos abre los ojos a lo que fue una época terrible en Irlanda del Norte y lo peor es que no sirvió para nada tanto sufrimiento.