Quiénes Somos

 


Generalmente cuando adquirimos algo, ya sabemos cómo usarlo... Es decir, sabemos que un libro se abre y se dan vuelta las páginas, y damos por sentado que quien empuña el arma, sabe leer... "Sabemos" que dándole al botón de la luz, ésta se encenderá sin mayores complicaciones... Asumimos y vivimos de asunciones.
Sin embargo la tecnología nos va generando desafíos que nos obligan a leer el manual de instrucciones antes siquiera de sacar el aparato de la caja... Por otro lado, el "Delivery", el Control Remoto -o mando a distancia-, la comida rápida, el zapping... todo el sistema de mercado nos induce a un consumo tanto indiscriminado como impaciente: queremos todo y lo queremos YA!!!   (No encontramos ni un show televisivo "mirable" en los 200 canales del cable, en nuestro televisor perfectamente funcional -aunque estamos ansiando el plasma de 40 pulgadas... "Necesitamos" el teléfono móvil más pequeño que me permita hablar con treinta sujetos a la vez, mientras conduzco y escucho música, consultando simultáneamente mi correo-e...
Incluso nos enojamos cuando llamamos a alguien a su celular y... NO NOS ATIENDE!   Indignados, olvidamos que este interlocutor frustrante tiene derecho a ir al baño, estar pariendo, quedarse sin bate
ría, tener el torno de su dentista en la boca o, simplemente, no querer respondernos porque prefiere dormir la siesta.

Yo no sé cómo vivíamos antes, ya no lo recuerdo. Tampoco creo que todo lo de antes era bueno -ni mejor...

Sí sé que mucho de esta llamada "crisis mundial" tiene que ver con que ya no tenemos los recursos PSICOLÓGICOS para tolerar la falta, la frustración. Nos vemos obligados a improvisar, a soltarnos de nuestras adicciones y dependencias... nos lleva a reordenar nuestras prioridades contra nuestra voluntad. Con esto no quiero decir que no sea REAL. Quedarse sin trabajo es real, estar enfermo es real, tener que mudarte es real... Pero nunca debemos caer en la desesperación ni en la desesperanza. HAY ALTERNATIVAS. Hay paliativos, hay formas de ahorrar, de generar salidas, de ejercitar la paciencia y ejercer la soidaridad... Son muchos en este mundo los que REALMENTE no tiene opciones. Probablemente no piensen en esta época como un tiempo de crisis porque seguramente han nacido en condiciones tan terribles que no pueden ser peores. Esas personas, las que de verdad están MAL no van a leer jamás esto, porque no tienen ni acceso a internet ni tiempo libre ni nada de lo que a Uds. les hace posible estar acá.

Sin llegar a salvar el planeta, llevando esta reflexión a pequeña escala, a nuestra casa, Babeloteca quiere que, antes de desesperarte, ya que este es un espacio de cultura, socialización y recreación; te tomes 5 minutos en recorrer el blog: Hay tutoriales y herramientas, recomendaciones, agradecimientos, pedidos... Eso evitará que quienes estamos compilando reseñas y recomendaciones redundemos en nuestro esfuerzo... mientras que tú APRENDES POR TÍ MISMO!

Date una oportunidad. Haz tus sugerencias también y no te quedes siempre del lado del consumo fácil... Cuando puedas animarte, súmate a colaborar para beneficiarnos TODOS.