domingo, 13 de agosto de 2017

Lora Leigh . Serie Coyotes 1,2

01 Alma Profunda  Voz Monica
La Madre Naturaleza tiene una forma muy peculiar de unir a parejas dispares.
Pues, ¿qué podría ser más dispar que la independiente hija del Presidente que no sabe cómo mantener la boca cerrada y un solitario miembro de las Castas de los Coyotes hambriento de esa linda boquita y que está dispuesto a hacer que pare de hablar?
La votación en el parlamento de las leyes que gobiernen a las Castas está pendiendo de un hilo y el trabajo de Kiowa es vigilar –pero no tocar– a Amanda, la hija del Presidente del Gobierno, hasta que dicha votación se lleve a cabo.
Pero cuando los malos entran en la casa de Amanda, Kiowa se olvida del no tocar y la pone a salvo, aunque ella no se lo quiere poner fácil y hará falta más que una cordial charla para hacerla ver cómo son las cosas desde el punto de vista del coyote.
Para un hombre que no ha tenido nada, Amanda Marion es el alimento que necesita su torturada y hambrienta alma, lo que siempre ha soñado.
Lo que siente por ella es mucho más que deseo, más que amor, porque consigue insuflar vida en su endurecido corazón, derritiendo el hielo que le ha protegido siempre, y llegando a partes de su alma que no creía tener.
Y matará a cualquiera que intente alejarla de su lado.
Pero la única persona con la que no puede luchar es contra Amanda, y cuando llega el momento de dejarla ir...

02 La Compañera del Coyote Voz Monica
Anya Krobin sólo tenía dieciséis años cuando conoció a Del-Rey Delgado –el rebelde de las Castas conocido como El Fantasma Coyote. Durante seis años ambos aunaron fuerzas para liberar a un grupo de mujeres de las Castas de los Coyotes que permanecían encerradas en el laboratorio del padre de Anya. Y mientras Anya crecía y se convertía en mujer, Del-Rey y ella se fueron acercando cada vez más... hasta el día en que él rompió su promesa y disparo a su padre.

Furiosa por esa traición, Anya descubre que una emoción más fuerte la está consumiendo en cuerpo y alma –el ardiente deseo animal conocido como el fenómeno del apareamiento.

Y aunque Del-Rey también lo sufre con la misma intensidad, Anya no sabe si perdonarle y volver a confiar en él. Y mientras ambos vuelven a luchar para poner a salvo a las Castas, una duda se cierne en torno a ellos:

¿sobrevivirán Anya y Del-Rey al calor que los consume?